El concurso fue importado del bar Beizama de Ergobia

Más de uno se preguntará el porqué de esas bases tan particulares del concurso de la Murumendi, mecánica recientemente aplicada en el IV Concurso de Sidras de Euskal Herria cuya primera eliminatoria se celebró en Beasain. Hay que rebobinar a los primeros años de la década de los setenta del siglo pasado. Ubicarnos en la comarca hernaniarra. Fue en el bar Beizama, de Ergobia, a donde Juan José Santesteban acudía a tomar café, tras haber pasado por alguno de los templos sidreros de aquella zona. En ese bar celebraban un concurso cuyas bases fueron importadas a la Murumendi por el mencionado beasaindarra, que desde 1974 se ha celebrado cada primer martes de octubre, a excepción de la 43 edición que, por causas de fuerza mayor, se retrasó al segundo martes de ese mes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos