Camino de cumplir sus 95 años

Los tres cuerpos del edificio consistorial en diferentes estilos. La torre estilo mudéjar./JUANTXO
Los tres cuerpos del edificio consistorial en diferentes estilos. La torre estilo mudéjar. / JUANTXO

Fueron proyectados por el arquitecto tolosarra Guillermo Eizaguirre con un presupuesto inicial de 254.950,86 euros Los tres edificios de la plaza se inauguraron el 26 de octubre de 1924

JUANTXO UNANUABEASAIN.

Fue una de las grandes obras realizadas en el Beasain de inicios del siglo XX. Un macroproyecto para aquellos años -se ejecutó en la segunda década de la pasada centuria- que el próximo 26 de octubre cumplirá sus 95 años. Se trata de los edificios municipales levantados en la plaza San Martín de Loinaz que hoy conocemos. El Consistorial (de piedra de sillería), el cuerpo central, que fue levantado para albergar las Escuelas Graduadas y que a partir de la reforma interior realizada en los años 80 del pasado fueron ocupadas por la ampliación de las dependencias municipales y el tercer cuerpo, que hoy ocupa la Casa de Cultura y en 1924 fue levantado como viviendas de los maestros, función que llevó a cabo hasta los años 80.

Este triple bloque constructivo, perfectamente diferenciado, vino a sustituir al anterior edificio de la Casa Consistorial o Aranberri (sin estilo alguno), a la posada anexa y al conocido como Etxeberripe que en el derribo mantuvo sus soportales (son los actuales frente a la biblioteca municipal).

El proyecto de construcción de la nueva Casa Consistorial era un anhelo que venía muy de atrás. Hubo varios intentos, en torno a 1912 y 1918, para acometer esta obra de tal magnitud. Fue en el pleno extraordinario celebrado por la Corporación Municipal, que entonces presidía Jacinto Urteaga, el 14 de julio de 1923, cuando el primer edil presentó a sus compañeros de Corporación un escrito-moción para su aprobación que reflejaba el sentir popular, que albergan en los archivos municipales. Un texto que acogía las siguientes frases pronunciadas por el alcalde: «Haciéndome intérprete de los anhelos ya antiguos y vivamente sentidos por el vecindario de la villa de sustituir el vetusto e inservible edificio que llamamos Casa Consistorial por otro más moderno acorde al servicio que le está encomendando. Además, abordando el antiguo problema de la deseada construcción de las Escuelas Graduadas de acuerdo con los métodos aconsejados por la pedagogía moderna, recomiendo se concrete en un proyecto que sea viable y suficiente y se ejecute lo más rápidamente posible».

El arquitecto tolosarra Guillermo Eizaguirre, firma autora de más proyectos en la villa, fue el autor del mismo. Plasmó sobre el papel un edificio proyectado en piedra de sillar tal como hoy lo conocemos, acogiendo el tradicional pórtico y rematado por una torre esquinera de la que pende el reloj, levantada en ladrillo, rememorando el estilo mudéjar tan exitoso en la provincia en el siglo XVI. Torre que acoge el escudo de armas de la villa. El cuerpo central, levantado en lo que se conocía como 'estíos vasco' fue proyectado para acoger las Escuelas Graduadas. El tercero, en el mismo estilo que su anexo, que hoy ocupa la Casa de Cultura, fue el destinado a las viviendas de los maestros. Fue un proyecto presupuestado en 254.0950,86 euros. Convocada la subasta el 30 de julio de 1923 fueron nueve las empresas que presentaron sus proposiciones.

Para la fecha de la subasta los viejos edificios de Aranberri y Etxeberripe tenían que estar derribados. En este trabajo previo se produjo el fallecimiento de uno de los trabajadores, se trataba de Liborio Lasuen, cuya familia por acuerdo municipal del 20 de agosto de 1923 fue indemnizada con 1.032 pesetas.

El responsable del levante del edificio consistorial fue el constructor de Zegama José Francisco Zabaleta.

El presupuesto inicial, debido a cambios y mejoras introducidas sobre la marcha se quedó corto incrementándose en otras 150.000 pesetas. Se hizo frente al imprevisto con recursos propios y créditos concedidos por la Caja Provincial de Ahorros.

La bendición fue a cargo del obispo de Vitoria Mateo Mujika y la inauguración de los tres edificios que presiden la plaza se llevó a cabo un 26 de octubre de 1924, siendo alcalde José Guridi.