Orixe toma buena nota de Finlandia

Fotografía de uno de los colegios finlandeses que visitaron los tolosarras, con la cafetería y el comedor junto a las aulas y la biblioteca.
/
Fotografía de uno de los colegios finlandeses que visitaron los tolosarras, con la cafetería y el comedor junto a las aulas y la biblioteca.

Cuatro profesores del instituto tolosarra han estado en Helsinki viendo cómo funcionan allí los centros educativos

JUANMA GOÑI

Dicen que el sistema educativo de Finlandia es uno de los mejores del mundo. Sostienen que el país ha creado un modelo de enseñanza de alta calidad, equitativo, consensuado. Quizás, como aseguraba Leo Pakhin, miembro del Consejo Educativo del país nórdico en una reciente visita a Donostia, todo se debe a que «los finlandeses somos gente simple que hace cosas simples».

1 El aspecto arquitectónico y de diseño de los centros escolares finlandeses.

2 La gran cantidad de recursos humanos para apoyar al alumnado con necesidades educativas especiales.

3 La metodología no es innovadora y esto les ha sorprendido, aunque sí efectiva.

4 El ambiente en clase es relajado. El uso de los móviles, ponerse una capucha o escuchar música con los auriculares, por ejemplo, no implica desorden ni alboroto. Es visto con naturalidad por alumnos y profesores. Hay un ambiente de confianza mutua que quizás es la clave de todo.

5 El currículo es muy flexible con cinco evaluaciones al año y muchísimas asignaturas opcionales diferentes.

6 Los recursos son abundantes. Toda la enseñanza es pública, financiada por el Estado y las municipalidades.

7 Es un sistema educativo muy bien engranado, pero a la vez flexible y sujeto a revisión si es necesario.

El caso es que cuatro profesores del instituto Orixe de Tolosa: el director, Joserra Zalakain; la vicedirectora, Idurre Basterretxea así como Javier Oteiza e Itziar Otegi, todos ellos encargados de tareas directivas, propulsores de nuevas tecnologías y profesores de inglés, acaban de volver de Helsinki, donde han tomado parte en una iniciativa para conocer el sistema educativo finlandés y comprobar de cerca las buenas prácticas educativas de aquel país. Esta visita se enmarca en la apuesta por la internacionalización del centro y corresponde a la acción KA1 del programa Erasmus Plus, en el que se contempla la movilidad del personal docente.

Ambiente cálido y acogedor

Los profesores nos dicen que han quedado muy satisfechos con lo que han visto, aunque reconocen que algunos apectos serían difíciles de implantar por las diferentes particularidades de cada país.

Pero, ¿qué es lo que més le ha llamado la atención? Muchas cosas. En primer lugar, el aspecto arquitectónico y de diseño de los centros escolares, tanto exteriormente como, sobre todo, en el interior, donde «priman los ambientes cálidos y acogedores que invitan a trabajar. Entradas amplias y diáfanas, multitud de espacios donde poder hacer tareas o simplemente desconectar: cojines, sofás, aprovechamiento de esquinas para poder leer, consultar, conversar, mediatecas, multiuso y un buen equipamiento en las aula». Cuentan que la cafetería y la zona de comedor están totalmente integradas en los centros como parte de los mismos y no como algo adyacente que se cierra al acabar la comida.

Pero lo que destacan, sobre todo, es la gran cantidad de recursos humanos para apoyar al alumnado de necesidades educativas especiales con los que los centros están dotados. «Esta es la clave del éxito: profesores de apoyo , asistentes, enfermeros-as, trabajadores sociales y psicólogos en cada centro», dicen.

También hacen mención a la metodología. Y no les ha llamado la atención por su innovación. Han visto métodos muy tradicionales, que no implican necesariamente el uso de nuevas tecnologías enfocadas a una buena comprensión lectora y escrita. «No hacen un uso sin más de la nuevas tecnologías, incluso utilizan las transparencias que hace tiempo que aquí no se usan», nos cuenta el director Zalakain. «Eso sí, añade, si es necesario, el alumnado tiene tabletas en el aula, pueden utilizar sus smartphones, portátiles... El uso de los móviles o el alumnado que lleva capucha en la cabeza o que escucha música con sus auriculares, son situaciones que no implican desorden ni alboroto y todo es visto con naturalidad. Hay un ambiente relajado. El alumnado sabe lo que se le va a pedir y ,en general, es consciente del valor de la educación y lo que conlleva».

Recursos abundantes

El currículo es muy flexible con cinco períodos o evaluaciones al año, asignaturas comunes y gran número de opcionales «para que cada alumno diseñe su camino». Los recursos son abundantes. El Estado y las municipalidades financian la educación, que es pública. En la zona de Vantaa, que es la que visitaron los docentes de Orixe, funciona un consorcio que agrupa a diez municipios y organiza el reparto de los recursos asignados. Todos los centros y bibliotecas de los municipios del consorcio utilizan la misma clave para conectarse.

El director o vicedirector se encarga de contratar el profesorado mediante la revisión de sus currículos y entrevistas personales, mientras que la municipalidad se responsabiliza de mandar los otros servicios como personal de enfermería, trabajo social o psicología. En definitiva, resumen los profesores de Orixe, se trata de un sistema «muy bien engranado pero a la vez flexible y sujeto a revisión». Los resultados de las pruebas internacionales de diagnóstico siguen siendo excelentes, pero el sistema siempre está sujeto a revisión. «Incluso hablan ya de conceptos como la 'Escuela 3.0', cuenta José Ramón Zalakain.

Los profesores de Orixe han tomado buena nota de lo visto en las escuelas finlandesas tanto en lo equivalente a educación primaria , como a ESO y Bachillerato y, además de emitir un informe para el Departamento de Educación del Gobierno Vasco y del Sepie ( Servicio Español para la Internacionalización de la Educación), piensan elaborar un plan para diseminar la experiencia entre el profesorado, el alumnado y las familias del centro, así como para involucrar al citado Departamento de Educación para que tome en cuenta aspectos de diseño interior y exterior de cara a la construcción del aprobado nuevo edificio de Orixe.