¿Dónde se puede pilotar un dron en Gipuzkoa?

Dani Tena, profesor del instituto Bidasoa de Irun, nos aporta las claves y las últimas normativas de los usos recreativos y profesionales de esta tecnología

Dani Tena, profesor del Instituto Bidasoa de Irun, junto a tres drones. El más grande, de color blanco, es el primero que se compró en Gipuzkoa. Es de 2012 y costó 40.000 euros. /De la Hera
Dani Tena, profesor del Instituto Bidasoa de Irun, junto a tres drones. El más grande, de color blanco, es el primero que se compró en Gipuzkoa. Es de 2012 y costó 40.000 euros. / De la Hera
Mikel Madinabeitia
MIKEL MADINABEITIA

Quién le iba a decir a Dani Tena (Donostia, 1970) cuando en un cerro de Ávila estaba realizando su proyecto fin de carrera con un ultraligero que su sueño se convertiría en realidad, que esa pequeña aeronave se reduciría de tamaño hasta convertirse en un dron. «Me preguntaba si algún día podríamos conseguir eso y acabó llegando en 2012». Porque ese año compraron el primer dron en Gipuzkoa. Costó 40.000 euros. Tenía apenas media hora de autonomía. Y en seis años los precios se han abaratado, los aparatos modernizado y el uso simplificado. Pero ¿dónde se puede pilotar un dron en Gipuzkoa? ¿Se puede utilizar en cualquier lugar? ¿En las ciudades? ¿En el campo? ¿Hace falta algún permiso especial? ¿A qué multas nos enfrentamos? Vamos a responder a todas estas cuestiones en una conversación en la que nuestro protagonista nos aporta normativas sobre el uso recreativo y profesional.

El instituto Bidasoa donde trabaja fue pionero a nivel estatal en la formación de drones y hoy en día están centrados en los usos profesionales: «A los alumnos del ciclo de proyectos de obra civil les enseñamos la técnica de manejo de los drones, facilitamos los certificados oficiales, ayudamos a redactar los manuales y la parte técnica de trabajos profesionales, tales como fotografía, vídeo, cartografía, teledetección... ». La clave en todo este proceso es que hubo una revolución en el software, en la velocidad de los procesadores de los ordenadores, en la mejora de los sensores de las cámaras, en el procesamiento de las imágenes...

¿Ha habido una burbuja?

Aunque no tiene reparos en admitir que hubo una burbuja: «El dron es una herramienta, nada más. Un cirujano tiene un bisturí pero un bisturí no te convierte en cirujano».

Mapa en el que se aprecian las zonas (de color rojo) donde no es posible pilotar un dron en Gipuzkoa para uso recreativo.
Mapa en el que se aprecian las zonas (de color rojo) donde no es posible pilotar un dron en Gipuzkoa para uso recreativo. / Aesa

Para practicar se desplazan a la margen orográfica izquierda de Orio, fuera de la zona de alcance del aeropuerto de Hondarribia, y también han realizado trabajados en el interior del territorio (Billabona, por ejemplo). Pero hay que advertir que no se puede pilotar un dron en Donostialdea, Eibar y los parques naturales, protegidos por normativa específica. El que lo haga y sea cazado, multasdesde los 6.000 euros hasta 225.000. Poca broma. Además, Ni volar sobre aglomeraciones de edificios ni sobre personas. Por las fuentes consultadas, todo se resume en que únicamente se pueden volar drones zonas rurales lejos Hondarribia y Loiu donde no haya edificios ni personas. Si tienen alguna duda, pueden consultar este enlace y salir de dudas después de rellenar un breve cuestionario: https://drones.enaire.es/

Información

En cuanto a la formación, en la normativa anterior sólo tenían esa posibilidad las ATOs (escuelas de formación de aviación aprobadas por AESA).. Pueden dar los certificados teórico y práctico, y la parte de radiofonista (exclusiva de la aviación).

A juicio de Tena, el uso de los drones «seguirá siendo popular pero pienso que la gente no volará con la alegría de antes. Se lo va a tener que pensar, ir a zonas apartadas, habilitar otros espacios para divertirse... Algo parecido a lo que sucedió con el aeromodelismo. . Porque un dron bien usado nos permite hacer trabajos que hasta hace poco eran impensables, pero un dron mal usado para hacer fechorías tiene un peligro enorme».

Detalle de la cámara integrada en el dron más antiguo.
Detalle de la cámara integrada en el dron más antiguo.

En la celebración de las últimas regatas, por ejemplo, la Ertzaintza ha realizado seguimientos con drones para control de masas de personas. La razón es que desde el aire se vigilan mucho mejor las aglomeraciones. De ahí que como la Tamborrada, tráfico labores de rescatebúsqueda de desaparecidos .

Sobre el uso de los aparatos y las leyes, Dani nos proporciona un último titular: «El manejo de un dron es algo trivial, el mayor problema es cumplir la normativa».

Requisitos para un uso lúdico

- Volar a una distancia mínima de 8 km de cualquier aeropuerto o aeródromo.
- Volar fuera del espacio aéreo controlado.
- No sobrepasar los 120 metros de altura sobre el suelo, o sobre el obstáculo más alto situado dentro de una radio de 150 metros desde la aeronave.
- Volar de día y en buenas condiciones meteorológicas. Aquí hay que destacar que si la aeronave pesa menos de 2 kilogramos están permitidos los vuelos nocturnos siempre que no se superen lo 50 metros de altura.
- Los vuelos siempre será dentro del alcance visual del piloto (VLOS).
- Las aeronaves de menos de 250 gramos podrán volar en ciudad y sobre aglomeraciones de personas y edificios siempre y cuando no se superen los 20 metros de altura.
- Aunque no es obligatorio para el uso recreativo, sí es muy recomendable contar con un seguro de responsabilidad civil.

Requisitos para un uso profesional

- Estar dado de alta como operador en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).
- Tener un seguro de responsabilidad civil.
- Tener el título de piloto de drones.
- Tener certificado médico en vigor.

 

Fotos

Vídeos