Aprender jugando con Kidytechy en las aulas

Los cuatro cofundadores de Kidytechy./Kidytechy
Los cuatro cofundadores de Kidytechy. / Kidytechy

Isabel Castro, una de sus cofundadoras, nos habla sobre los beneficios de esta enseñanza respecto a la tradcional

IMANOL ARRUTI

Hoy en día una de las mayores preocupaciones de los padres es la seguridad de sus hijos al navegar por las redes. Internet es una de las herramientas más útiles que se han inventado para potenciar el aprendizaje pero también encierra muchos riesgos, sobre todo para los niños. De hecho, no son pocos los casos de ciberacoso infantil, estafas, ciber bullying informático, 'grooming'... Estamos más que acostumbrados a que nuestros hijos utilicen Internet en cualquier momento y a cualquier edad y es imposible mantenerlos al margen. Por ello, es muy importante la prevención y el aprendizaje para que naveguen de una forma segura.

Qué mejor manera de enseñarles que mientras juegan y se divierten. Eso es lo que pensaron los cofundadores de la 'startup' bilbaína Kidytechy, una plataforma educativa que ofrece cursos de interés social relacionados con la infancia y la adolescencia. Las imparten mediante una aplicación de creación propia de realidad aumentada, para que los niños se diviertan mientras aprenden. No solo se centran en la seguridad 'online', sino que también abarcan otros temas de interés como la igualdad de género, la educación vial y los primeros auxilios.

Una de las cofundadoras de la plataforma es Isabel Castro, técnico superior en Administración y finanzas y técnico medio en gestión administrativa. «Nos dimos cuenta de que podíamos aprovechar el interés que siente los niños y adolescentes hacia las nuevas tecnologías para enseñarles conceptos complejos que a veces se resisten con los métodos tradicionales», afirma Castro.

KidyTechy está fundado por cuatro socios que se presentaron a un evento organizado por Demium en el que debían llevar a cabo un proyecto en un fin de semana. «En ese fin de semana nos dimos cuenta de que tenemos en común un interés por la educación. Vimos que hay temáticas hoy en día como la navegación segura por internet, la igualdad de género, los primeros auxilios y la educación vial que son muy importantes para la seguridad de los niños y que la mejor manera para que interioricen lo aprendido es divirtiéndose», comenta Castro.

La toma de contacto con el mundo 'online' se produce cada vez a edades más tempranas. «Nuestro objetivo es prevenir los peligros y por lo tanto nos dirigimos principalmente a alumnos de Primaria, ya que a partir de esas edades tienen acceso a las nuevas tecnologías», detalla. Para ello, crearon una juego de realidad aumentada en el que los niños ponen a prueba lo aprendido en los cursos que imparten previamente. «Primero enseñamos el contenido a los alumnos a través de una presentación en formato Power Point con ejemplos practicos e ilustraciones, después llega la fase práctica en la que los estudiantes realizan un divertido test a través de la plataforma Kahoot para que el alumno ponga a prueba los conocimientos adquiridos. Por último, completamos la formación con un juego de realidad aumentada de creación propia relacionado con el tema impartido», explica la cofundadora de Kidytechy.

El juego

El juego de creación propia de realidad aumentada / Kidytechy

Dicho juego comienza con una explicación breve en formato video en los que se repasa lo impartido anteriormente. Cada participante cuenta con unas tarjetas de papel con diferentes ilustraciones que cobrarán vida una vez que sean enfocadas con el visor de la tableta. Los niños tienen que guiar al personaje por diferentes pruebas, en cada una de ellas tendrá diferentes preguntas, sobre el tema que ha sido expuesto anteriormente, por las que no podrán avanzar si no responden adecuadamente. Por ejemplo, en la caso de la seguridad en internet, una pregunta podría ser «introduce una contraseña segura». Si el estudiante sigue los pasos indicados en la clase teórica e introduce una contraseña segura podrá seguir adelante, si se equivoca tendrá que aprender como se hace.

«A los niños les está encantando el juego y disfrutan aprendiendo, incluso quieren repetir» señala Castro. Añade que «los resultados nos avalan. Hacemos un test antes y después de empezar con el curso. Hemos comprobado que los estudiantes con los que trabajamos mejoran un 20% respecto a la enseñanza tradicional».

De momento no han salido de Bilbao pero existe un curso online que se puede adquirir en su pagina web. Están buscando colaboraciones con centros educativos y con todo el que esté interesado para ir expandiéndose. Además, ofrecemos clases particulares tanto individuales como en grupo, del tema que escogan entre los cuatro que ofrecemos hoy en día», concluye Isabel Castro.