El creador de 'Seriesyonkis' descarga la responsabilidad en los usuarios de la web

Los acusados, este lunes, momentos antes del inicio del juicio. /G. CARRIÓN / AGM
Los acusados, este lunes, momentos antes del inicio del juicio. / G. CARRIÓN / AGM

El creador del portal explica durante el juicio que él solo administraba y mantenía la página, «la comunidad ponía los enlaces a los sitios donde se alojaban las películas y las series»

RAÚL HERNÁNDEZMurcia

El juicio más importante contra la piratería en España arrancó este lunes en el juzgado número 4 de Lo Penal en la Ciudad de la Justicia de Murcia. En el banquillo de los acusados se sientan los cuatro responsables de las webs 'SeriesYonkis.com' y 'PelisYonkis.com', dos sitios de enlaces a páginas de descargas de contenidos audiovisuales que, según las productoras de cine, llegaron a causar un perjuicio de casi 550 millones de euros.

El fiscal señala al murciano A. G. como el fundador de la web en 2008, cuando utilizó terminales de la Universidad de Murcia, donde era becario, y desde un domicilio familiar operó con webs de las que era administrador. Mediante tres dominios alojados en un servidor puso a disposición de los usuarios de internet presuntamente el acceso a material audiovisual con derechos de propiedad intelectual, al facilitar enlaces para su visionado en línea y su descarga directa.

En su declaración, A.G. explicó que 'SeriesYonkis' surgió en una época en la que estaba de Erasmus y fue un proyecto que puso en marcha junto a un amigo en 2007. «Queríamos crear una comunidad de usuarios en la que se hablase y se diera información sobre series. Era un hobby. Ese mismo foro pidió que crease un mismo sitio pero para películas, y así nació 'PelisYonkis'». Según su relato, eran los usuarios registrados los que colocaban los enlaces a webs externas de series y películas. «También subían carátulas, sinopsis y críticas. Los usuarios tenían la capacidad para editar y yo solo hacía el mantenimiento y era el que conservaba el código fuente, pero nunca puse ningún enlace. Es más, llegué a retirar diez de ellos bajo el requerimiento de productoras».

Durante su comparecencia, la juez tuvo que llamar la atención al acusado por mantener un «tono jocoso» ante las preguntas del fiscal. «Creo que no se ha enterado de nada. Si ve que voy muy rápido dígamelo», llegó a decirle al representante público.

A.G. indicó que en ningún momento creyó que estaba haciendo nada ilegal: «Me asesoré con varios abogados y ninguno me dijo que una web que funcionaba como una comunidad y que solo redireccionaba a otros sitios fuera ilegal. Los propietarios de esas webs donde se descargaba la película son los que deberían estar sentados aquí. No se puede criminalizar al mensajero».

Según la acusación estatal, al principio actuó en su propio nombre y a partir de abril de 2009 comenzó a operar a través de una sociedad limitada que había constituido dos meses antes. Fue en abril de 2010 cuando vendió los dominios por 610.000 euros a la empresa Pousen de Barcelona, cuyos dos representantes, J.T. y D.M., están también acusados.

«Estaba deseando quitarme las dos páginas de encima. Tenía a una ministra que estaba elaborando una ley para ir contra webs como las mías (la conocida como 'ley Sinde'), había ya un procedimiento judicial en marcha contra mí, tenía a la industria audiovisual en mi contra y habían entrado a mi casa a registrarla. Quería deshacerme de los sitios como fuera», declaró el fundador de la web.

La actividad de ambas webs en manos de la firma catalana se prolongaron hasta 2011 cuando se produjo la venta de los sitios a la mercantil del cuarto encausado A.H. Fue en 2014 cuando la Fiscalía solicitó el cierre cautelar de ambas webs, lo que provocó el desalojo y bloqueo de los enlaces de descargas que contenían.

Por los delitos contra la propiedad intelectual, el Ministerio Fiscal pide dos años de cárcel y multa de 4.200 euros para cada uno de ellos.