Ericsson sobre Huawei: «Todos somos importantes, pero ninguno imprescindible»

huawei, movil, tecnología

Se ha referido al veto Huawei por parte de EEUU, que ha sido levantado de forma parcial, tras el anuncio de este fin de semana del presidente de Estados Unidos

EFE

El presidente de Ericsson en España, José Antonio López, ha afirmado que «ojalá el mundo no prescinda de ninguna compañía que hace innovación», en alusión a Huawei, aunque en caso de que así fuera: «todos somos importantes, pero ninguno imprescindible».

«Si Huawei o Ericsson no están mañana, hay competidores fantásticos que nos van a reemplazar«, ha asegurado el también consejero delegado de esta compañía en España, en la que ha apuntado: »hay alternativas, para ellos -Huawei-, para nosotros o para cualquiera«.

En este sector, ha habido empresas que han sido tan protagonistas como Huawei en 2G, 3G y 4G y «ahora no existen», ha recordado.

Se ha referido al veto de Huawei por parte de EEUU, que ha sido levantado de forma parcial, tras el anuncio de este fin de semana del presidente estadounidense, Donald Trump, de permitir a las tecnológicas de su país suministrar a la compañía china.

«Ni subieron las acciones» en Bolsa cuando se avanzaron «ciertas medidas» contra Huawei, «ni han caído» ahora, cuando se han levantado las mismas, ha dicho López, quien, no obstante, ve positivas las últimas declaraciones de Trump, ya que la «incertidumbre» afecta «mucho más» al sector que el hecho de que «una empresa A o B tenga problemas».

«La mayoría de los operadores con cierto tamaño tienen más de un suministrador y, cuando existe incertidumbre, se tienden a ralentizar las inversiones», ha advertido.

Preguntado por el apoyo brindado a Ericsson por parte de Europa al tratarse de una compañía sueca, ha afirmado: «no recibimos ni cariño y eso es lo triste».

«No pedimos ninguna ayuda, porque como europeos defendemos la libre competencia, pero el no recibir cariño, sí que duele», ha reconocido López, que ha contrastado el trato de Europa con la compañía que representa con la «vehemencia» y «energía» con la que defienden China y EEUU a sus empresas. «Nos da un poco de pena».

Además, ha apelado al rigor ante las «barbaridades» que ha leído y que apuntan a que las empresas chinas sacan al resto de compañías tecnológicas «dos o tres años de adelanto» con respecto al 5G, algo que es imposible que se produzcan teniendo en cuenta que el standard para la quinta generación se aprobó hace un año, ha dicho.

«Se nos ha criticado, cuestionado y se nos ha hecho ver como empresitas que casi vivíamos de la caridad; que ni estábamos listas, ni teníamos la tecnología y que el mundo se caía y el 5G desaparecería si no había ciertas empresas», ha lamentado.

Sin embargo, su compañía está «en 10 de los 11 países que han lanzado 5G», incluyendo Reino Unido donde se pone en marcha esta tecnología este miércoles de la mano de Vodafone, ha añadido.

«Somos el único fabricante que está en las 4 grandes regiones donde se ha lanzado 5G», ha insistido.

Ericsson, con una plantilla de 100.000 personas, 2.600 en España, sigue manteniendo el 50 % de los centros de I+D en Europa, donde está el 20 % del negocio.

La compañía participa en un consorcio, en el que también está Telefónica, entre otras empresas, que está desarrollando uno de los dos proyectos pilotos para el 5G en España, financiados por Red.es, en este caso en Galicia, y que «ayudará a conocer más las posibilidades de esta tecnología».

A López le habría «encantado» que hubiera arrancado antes este proyecto, teniendo en cuenta que cuando aún no se ha puesto en marcha esta prueba piloto en Galicia, Vodafone ya lanzó comercialmente la tecnología 5G.

Ericsson es uno de los proveedores, junto a Huawei, de tecnología para el 5G que ha comercializado Vodafone desde el pasado 15 de junio en 15 ciudades españolas y que, según ha dicho, constituye una experiencia para el usuario «fantástica».

Ha restado importancia a que en el mismo mes de este lanzamiento del 5G Vodafone haya perdido 38.050 líneas de móviles, porque, ha señalado, «tenemos que dar un poco de tiempo» y los efectos se empezarán a notar a partir de septiembre.

En cuanto a la seguridad del 5G, ha afirmado que esta tecnología es «la más segura que ha existido», aunque es «normal que preocupe», teniendo que será un poco como la «columna vertebral» de los servicios que se recibirán.

«Es normal que antes de dar el salto a la digitalización se tomen todas las garantías para que sea totalmente segura de extremo a extremo», ha afirmado.