Electromovilidad - Gipuzkoa Se Enchufa Al Futuro

El futuro de nuestro transporte

El futuro de nuestro transporte
El Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Gipuzkoa han impulsado los proyectos PIME 2020 y MUBIL respectivamente, con el fin de impulsar un transporte tanto público como privado que en un futuro sea completamente eléctrico

En un mundo cada vez más contaminado, son muchas las instituciones que llevan años intentando apostar por controlar las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. Por ello, cada vez son más las medidas que se están tomando en materias como los transportes público y privado, dos de las mayores fuentes de la polución que nos invade. El objetivo no es otro que lograr desarrollar de la forma más eficaz y eficiente posible los que serán, sin duda alguna, los medios de transporte del futuro, los vehículos eléctricos. El tema es serio y el futuro del planeta está en juego.

Cada vez son más las marcas de coches que apuestan por fabricar automóviles eléctricos, por ejemplo, mientras que también son más las ciudades que están renovando sus flotas de vehículos para lograr que en un futuro cercano todo el transporte público sea eléctrico. Si bien es cierto que todavía falta adecuar muchas infraestructuras, como una red de recarga suficiente y fiable, se están dando pasos importantes para conseguir dar forma a un sistema con el que se lograría reducir los gases contaminantes, intentando disminuir a su vez el uso del transporte privado.

En este sentido, y aunque en nuestro territorio también quedan muchísimos pasos por dar para acercarse al objetivo final de una electromovilidad total, Gipuzkoa puede ser considerada una de las provincias líderes en el proceso gracias a la implicación de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Lurraldebus avanza con firmeza hacia una flota eléctrica de autobuses y ya estudia la fórmula para conseguir que incluso los vehículos que afrontan los recorridos más largos puedan ser eléctricos también, analizando cuáles serían los lugares más adecuados para establecer los puntos de recarga.

La otra gran apuesta del ente foral por la electromovilidad cogerá forma en 2021 con la puesta en marcha de MUBIL, el nuevo Centro de Electromovilidad de Gipuzkoa, que cuenta con un presupuesto inicial de 19,3 millones de euros y la colaboración tanto de la propia Diputación como de los gobiernos vasco y central. Integrado dentro del programa Etorkizuna Eraikiz de la Diputación, Mubil tiene la vocación de crear espacios de cooperación entre diferentes agentes, ya sean públicos o privados, y de multiplicar a su vez la capacidad innovadora en el territorio. Las instalaciones contarán con un laboratorio de ensayos que será el área principal de un centro que también tendrá un espacio dedicado al conocimiento y al talento, y un núcleo que se encargará de impulsar el emprendimiento y nuevas iniciativas empresariales.

Por su parte, el Ayuntamiento de Donostia se ha volcado de pleno con este asunto y, una vez probado con éxito el primer autobús 100% eléctrico de Irizar en la línea 28 (Amara-Ospitaleak), que es la más utilizada con diferencia en la ciudad, trabaja para convertir esta línea en 100% eléctrica a comienzos de 2020, con la incorporación de 10 vehículos más de 18 metros de longitud.

Lurraldebus avanza con firmeza hacia una flota eléctrica de autobuses y ya estudia la fórmula para conseguir que incluso los vehículos que afrontan los recorridos más largos puedan ser eléctricos también

El Gobierno de Sánchez, ambicioso

A nivel estatal, el Gobierno de Pedro Sánchez ha defendido, mediante el borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que España deje a partir de 2040 de matricular cualquier turismo que emita gases contaminantes a la atmósfera. Este veto afectaría tanto a los coches diésel como a los de gasolina, híbridos e incluso a los de gas natural, por lo que únicamente se podrían comercializar en todo el Estado los vehículos movidos por tecnología 100% limpia. La medida no terminaría ahí, ya que para 2050 quedaría prohibido que ningún coche de combustión circulara por las carreteras españolas.

Se trata de unas medidas que han generado cierta controversia, ya que no son pocas las voces que la consideran demasiado optimista y la tildan de ser un objetivo irreal. Tanto es así que incluso la Unión Europea ha anunciado que analizará la legalidad y conveniencia de esta media. Desde la UE también están apostando firmemente por lograr la reducción de las emisiones de CO2, pero realizando «una transición justa que permita la reubicación de trabajadores en el sector de automoción y la formación de nuevos especialistas».

Por ello, la Unión Europea apuesta por, en el periodo de entre 2021 y 2030, lograr que las emisiones de los coches comercializados se reduzcan un 40% y que para el año 2025 la cuota de coches eléctricos e híbridos enchufables alcance el 20%, llegando cinco años más tarde al 35%. Por último, de cara a un futuro más lejano, los máximos dirigentes europeos confían en que para el año 2050 las emisiones de gases contaminantes se hayan reducido un 80%.

PIME 2020

Tal es la importancia que está adquiriendo la electromovilidad en el futuro de la sociedad, que el Gobierno Vasco ha aprobado este año un Plan Integral de Movilidad Eléctrica para los años 2018-2020. Para ello, se llevará a cabo una inversión de 494 millones de euros destinados a la electrificación del transporte público, incluida la previsión de ayudas tanto para particulares como para empresas o administraciones públicas de cara a la adquisición de vehículos eléctricos, y para la creación de nuevos puntos de recarga.

Con este PIME 2020, aprobado por el Consejo de Gobierno el 30 de junio de este mismo año, el Gobierno Vasco pretende dibujar un horizonte en el que, en 2020, un 4% de los nuevos vehículos matriculados sean eléctricos y en el que, al menos, haya 4.880 vehículos eléctricos matriculados.

También se buscará lograr el aumento de un 20% de pasajeros en medios de transporte colectivo eléctrico, así como la reducción del consumo energético y las emisiones GEI (Gases de Efecto Invernadero) y la creación de 35 puntos de recarga de alta potencia.

Mediante este plan, se pretende incentivar la compra de este tipo de vehículos, que son los transportes de nuestro futuro. Cabe destacar también que Euskadi es en la actualidad la comunidad autónoma con más puntos de recarga públicos operados por gestor de recarga, con 73 puntos en 42 ubicaciones.

Asimismo, se quiere llevar a cabo una electrificación progresiva de los diferentes medios de transporte público con los que contamos en la CAV, afrontando la renovación de las flotas de autobuses, pasando éstos a ser eléctricos o aumentando el servicio de transporte público eléctrico ferroviario y tranviario, por ejemplo.

2040 Es la fecha que se marca el Gobierno de Pedro Sánchez para dejar de matricular turismos que emitan gases contaminantes.

20% La UE espera que en 2025 la cifra de coches eléctricos e híbridos enchufables alcance dicho porcentaje.

4.880 Son los vehículos eléctricos matriculados que espera tener el Gobierno Vasco en 2020.

2021 Echará a rodar el proyecto Mubil de la Diputación Foral de Gipuzkoa

Pequeños objetivos, grandes metas

El Gobierno Vasco ha elaborado un plan de acción en el que se propone diferentes objetivos menores que ayuden a alcanzar la ambiciosa meta marcada para 2020.

Para lograr la adquisición y el uso de este tipo de vehículos, se opta por tomar medidas como la cesión temporal de 100 vehículos eléctricos a las administraciones públicas, dar impulso a flotas de servicios e-taxis en las principales ciudades, la incentivación de 15 planes de movilidad en empresas, u ofrecer ayudas para habilitar 50 nuevos aparcamientos para bicicletas eléctricas, por ejemplo.

Contar con puntos de recarga resulta un factor completamente necesario para que el fomento de este tipo de vehículos sea realmente útil. Por ello, se buscará, entre otras medidas, coordinar una red de recarga de alta potencia con 35 puntos de acceso público para el año 2020 o subvencionar 50 instalaciones para aparcamientos multipropiedad.

En Euskadi se lleva años apostando por un transporte 100% eléctrico. Es por ello que se está trabajando en el desarrollo de la Nueva Red Ferroviaria Vasca y que se está llevando a cabo también la ampliación y modernización de la red propia de ETS-Euskotren.

Por último, y teniendo en cuenta que en la Comunidad Autónoma del País Vasco contamos con una red empresarial innovadora y muy competitiva en lo que a los sectores de la automoción y el transporte se refiere, con empresas que son referentes no solo a nivel nacional, sino también mundialmente, y teniendo en cuenta también que se cuenta con una importante industria eléctrica y energética, esta nueva forma de consumo del transporte puede y debe entenderse en la CAV como una gran oportunidad y un reto para desarrollar nuevas líneas de negocio, con nuevas ofertas de productos, servicios, tecnología y talento.

Fotos

Vídeos