Neu

Trajes que hablan de ti

Trajes que hablan de ti
Neu viste al hombre para las ocasiones más diversas

Novios.

Qué duda cabe de que, junto al de la novia, el aspecto del novio es el que más atención genera en cualquier boda. Saber elegir un buen traje o unos buenos zapatos, y combinarlos con un chaleco o una camisa, por ejemplo, es un trabajo que podemos dejar en manos de un especialista que sabrá reconocer no sólo aspectos de la ceremonia, sino del propio protagonista, que le permitan llegar al gran día con un aspecto inmejorable; y siempre respetan-do su propia personalidad.

Julen Maiz lleva casi 30 años en el mundo de la moda masculina y desde octubre de 2012 en Neu, su tienda especializada en trajes. «Mi objetivo es vestir al hombre para las ocasiones más diversas, adaptándome a sus necesidades y estilo. Muchas cosas empiezan con un buen traje. Una boda, una reunión, una entrevista, una cena, una ocasión especial… son el comienzo de algo nuevo. Un traje es un comienzo. Es, sin duda, un elemento diferenciador», explica.

Y en el caso de una boda es, si cabe, incluso más importante: «El novio es el protagonista ese día y tiene que ir mejor que nadie. Después, le siguen el padrino y el padre del novio. Invierto mucho tiempo en coordinar los estilos y los colores, no sólo de la pareja de novios, sino también de la madrina y el padre del novio; o del padrino y la madre de la novia», comenta Julen.

Así, detrás de un resultado que siempre busca dejar encantado al novio, hay una ardua labor de asesoramiento, algo que no puede faltar en la 'misión' de dar con el traje perfecto: «El primer paso es concertar una primera cita (por teléfono o por medio de la web), en la que analizamos el tipo de ceremonia que es, el número de invitados, cómo irá la pareja… y en la que también es-cucho lo que él quiere para, a partir de ahí, trabajar el conjunto. Una vez ele-gido, hacemos dos pruebas más; la última, más cercana a la fecha del enlace. Lo entregamos la semana de la boda y el novio únicamente tiene que ponérselo y triunfar», resume.

Esas casi tres décadas de experiencia profesional le ha servido para dar-se cuenta de muchos detalles que para otros pasarían inadvertidos, pero que marcan la diferencia entre que un traje quede perfecto y que no: «Me fijo en la postura del novio, en cómo anda… Y a partir de ahí, re-tocamos el traje y le doy ciertos consejos para disimular detalles. Todos somos únicos y, por eso, con fijarnos en la fisonomía de una persona no es suficiente».

identidad «Cuando te mires en el espejo te tienes que ver vestido de novio, pero sin perder ni tu estilo, ni tu identidad. Es importante fijarse no sólo en la fisonomía de una persona, sino también en otros de-talles, para dar con el traje perfecto», explica Julen Maiz.

Conjuntos sobrios y elegantes

Estos días en Neu están siendo de mucho trabajo, ya que acaba de comenzar la nueva temporada y los novios se apresuran para reservar sus trajes: «Los tejidos más especiales, aquéllos que son casi únicos, se acaban rápido y por eso los novios vienen ya a reservarlos, aunque falten ocho o nueve meses para el día de la boda», desvela.

Julen tiene claro cuál es la tendencia en trajes de novio: «La moda corre a favor del novio guipuzcoano, normalmente tranquilo y elegante. Tendemos a ser tradicionales y sencillos; y casi nunca usamos colores chillones, por lo que en este aspecto no iba a ser diferente. En novios, se lleva lo sobrio en tonos y los contrastes duros (en trajes, azules y negros; en chalecos, grises y azules, sobre todo; y las camisas, blancas), que siempre van bien con las típicas facciones y tez del novio del norte», relata.

Y es que Julen Maiz divide los trajes en dos grandes grupos: los modelos tradicionales, muy entallados y con dos botones y dos aberturas, que se complementan con artículos más típicos de novio, como el chaleco o la corbanda; y los trajes de ceremonia, que normalmente se utilizarán sólo en ocasiones muy especiales, con un botón y una abertura y que, en cierto modo, recuerdan al chaqué. También observa cierta tendencia creciente con el paso de los años hacia los trajes tres pie-zas (con el chaleco igual que el traje) y cortes muy sastreros.

El propio Julen señala el chaleco como el elemento más diferenciador en el vestuario de un novio, a la vez que añade que están muy de moda «los cruzados asimétricos y su correspondiente complemento que con-traste en tejido y tono». En complementos, «los novios cada vez se atreven más con las corbandas, que dan mucho juego a la hora de repartir volúmenes».

Para los momentos más 'canallas' de la celebración, los que siguen normal-mente al corte de la tarta, Julen aconseja a los novios sorprender con complementos menos clásicos: «Cada vez son más los novios que se ponen una pajarita para sorprender a sus invitados en plena celebración».

NEU

Easo, 11 – 20006 Donostia

943 441 582

info@neudonostia.eu

www.neudonostia.eu