Vivir sin plástico, una posiblidad sencilla y real

Vivir sin plástico, una posiblidad sencilla y real
FOTOLIA

Patricia Reina y Fernando Gómez han conseguido eliminar «el 99%» de este material contaminante de su casa

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Eliminar todo el plástico es una utopía, pero Patricia Reina (Córdoba, 1982) y Fernando Gómez (Madrid, 1966) lo han conseguido «al 99%». Hicieron visible su aventura en un blog llamado 'Vivir sin plástico' en agosto de 2015, en el que cada semana mostraban los residuos de este material que producían. La bitácora evolucionó y ahora su objetivo es la eliminación del plástico en los hogares. La pareja publica un libro (editado por Zenith) con el mismo nombre que la bitácora que los dio a conocer. Están convencidos de que «eliminar la mitad de los plásticos en un año es posible sin hacer esfuerzo». «Con empeño, te puedes quitar hasta el 80%», recalca Reina.

Dicen los autores que no es complicado, aunque con ciertos productos es «más fácil en las ciudades». Ya hay comercios que se dedican a vender productos de cosmética o de limpieza a granel; y los supermercados sin plásticos están comenzando a instalarse en las grandes urbes. «Y es una tendencia que va a ir a más», señala Gómez. Aunque uno de los grandes campos de mejora es el de alimentación. «Aquí, en los pueblos no hay ningún problema. Todo es más natural», apuntan los autores de 'Vivir sin plástico'.

En cambio, en los supermercados todos los productos frescos hay que cogerlos con guantes. «Esto sólo pasa en España y en algunos países del sur de Europa. Es una cosa que llama mucho la atención a los extranjeros», señala Reina. Pero también ofrecen al consumidor frutas, verduras, carnes o pescados en bandejas de plástico. «Es hacer difícil lo fácil», añaden los autores, que también destacan que «los consumidores españoles nos quejamos muy poco» sobre el exceso de plásticos, aunque reconocen que cada vez más las empresas están tomando más conciencia de la situación. Aunque también se necesita más concienciación del consumidor. «¿Son necesarias los 13 millones de pajitas que usamos en España a diario?» se cuestionan los autores.