El TSJPV respalda estabilizar miles de empleos eventuales en la Administración vasca

El TSJPV respalda estabilizar miles de empleos eventuales en la Administración vasca

Dicta el primer fallo que declara indefinida nofija a una trabajadora de Osakidetza, por «abusarde la temporalidad», para lo que aplica la doctrinadel Tribunal de la UE

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJVP) obliga a Osakidetza a considerar indefinida no fija a una trabajadora de limpieza que concatenó seis contratos de carácter eventual durante tres años, al considerar que se produjo un «abuso de la temporalidad, ya que estaba cubriendo un puesto que era estructural».

El fallo, dictado el pasado día 13 por la Sala de lo Contencioso Administrativo y dado a conocer por CC OO de Euskadi, que respaldó jurídicamente a la demandante, se basa en la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE del 14 de septiembre de 2016, en la que se establecía que no se podían cubrir puestos estructurales con empleos de carácter temporal.

Se trata de la primera sentencia de estas características que dicta el TSJPV y que afecta a la administración vasca, aunque todavía puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo. El fallo impugna una sentencia anterior del juzgado de lo Contencioso Administrativo número 6 de Bilbao, que dio la razón a Osakidetza.

La trabajadora inició su relación laboral con el Servicio Vasco de Salud en el año 2000 para la limpieza de hospitales y centros de salud. Desde entonces fue encadenando, de manera prácticamente ininterrumpida, nombramientos temporales y prórrogas. Con todo, los hechos que se juzgan se remontan al periodo comprendido entre el 11 de diciembre de 2013 y el 10 de diciembre de 2016, tiempo en el que la demandante realizó labores de limpieza en el ambulatorio de Buenavista, de Portugalete, de nueva creación.

La demandante fue contratada como personal estatutario de carácter eventual para un periodo de seis meses. El motivo que se hizo constatar era la prestación de «servicios determinados de naturaleza temporal, coyuntural o extraordinaria». Posteriormente le realizaron cinco prórrogas.

El TSJPV establece con claridad que la «contratación no respondió a ninguna situación extraordinaria, sino que su cometido era el de llevar a cabo las tareas ordinarias de limpieza, que no respondían a ninguna necesidad eventual». Y añade que «desde el principio se sabía que la demandante estaba realizando tareas de carácter estructural, necesarias para el correcto funcionamiento del servicio público», por lo que el tribunal entiende que Osakidetza «ha incurrido en abuso en la utilización de la contratación temporal».

Es a partir de esta constación donde aplica la doctrina del Tribunal de la UE que «pide sancionar dicho abuso e introducir garantías de protección de los trabajadores efectivas y equivalentes», recuerda la sentencia. Por ello, el TSJPV anula la extinción del contrato y considera la relación laboral como indefinida no fija, una condición que le dota de mayor estabilidad. La figura de indefinido no fijo es un término medio entre la condición de un nombramiento temporal y una persona con una plaza en propiedad, explica Iñigo Garduño, responsable de la Federación de Servicios de CC OO de Euskadi. Es decir, que en caso de que dicho puesto se cubriera con una OPE, la demandante tendría que abandonar dicha plaza.

«Absoluto descontrol»

En cualquier caso, Garduño destaca que la sentencia dota de mayor estabilidad a aquellos empleos temporales que cubren puestos estructurales y que en el caso de la Administración vasca se cuentan por miles. Y es que el responsable sindical considera que el fallo es también extrapolable al resto de administraciones, no solo a Osakidetza. Con todo, recuerda que en el «Servicio Vasco de Salud la temporalidad supera en estos momentos el 35% -algo más de 8.000 puestos-, cuestión que ni siquiera la última OPE va a poder solucionar». Es más, señala que aunque no hay datos oficiales publicados, los sindicatos estiman que entre el 20% y el 25% de los temporales están cubriendo necesidades estructurales. Garduño apunta que la contratación en Osakidetza «es un absoluto descontrol, entre otras cosas por la falta de transparencia en la misma». Y añade que el problema de la contratación «no es solo una cuestión de cantidad, sino del mal uso que se hace de la misma».

Por ello, el sindicato insta a Osakidetza a hacer frente «en serio a su contratación temporal, siempre partiendo de la necesaria transparencia y evitando chapuzas como el llamado 'contrato estable y flexible' puesto en marcha este año». Una contratación eventual de entre seis meses y tres años de duración para cubrir ausencias de pequeña duración de médicos de familia y enfermeras en uno o varios centros de salud.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos