Trucos para hacer la maleta estas vacaciones

Trucos para hacer la maleta estas vacaciones

Lo primero para hacer una buena lista es pensar a dónde vamos y cómo llegaremos allí.

SERGIO EGUIA

La mayoría dirá que lo que menos le gusta de las vacaciones es el traslado hasta el lugar elegido. Ya sea el vuelo transoceánico al Caribe, el salto a las islas o la tradicional procesión a las playas de la península. Y es que llegar al destino no siempre es fácil o, al menos, cómodo. Pero en realidad hay una cosa peor, que en ocasiones llega a agobiarnos hasta semanas antes de comenzar el descanso. La maleta. Qué llevo. Qué no. ¿Me dejaré algo? ¿Entrará todo? Las dudas crean inseguridad y de ahí solo hay un paso al pánico. Tranquilos. Vivir con calma y orden los últimos días antes de vacaciones tiene una sencilla solución. Papel y lápiz. Solo tenemos que hacer una lista con lo que debe incluir nuestro equipaje. Ah, y si se agobia mucho, respire hondo y recuerde que en última instancia con llevar documentación, pasajes -si no va en coche- y dinero será suficiente. En la playa también hay tiendas.

Pero hagamos las cosas bien desde el principio para no tener que improvisar a medio camino. La forma más agradable y elegante de confeccionar una buena lista de cosas a llevar es usar una plantilla. En Internet hay algunas propuestas muy interesantes.

Lo primero para hacer una buena lista es pensar a dónde vamos y cómo llegaremos allí. Es obvio que deberemos repartir la carga de una manera diferente si volamos en low cost que si vamos en nuestro propio automóvil y ni siquiera ocupamos las cinco plazas disponibles. Y siguiendo con la posibilidad de viajar con niños, hay que recordar que el carrito será un bulto en sí mismo y que no estará de más una bolsa de mano con el agua, la comida y el aseo que el pequeño necesitará en el trayecto. Sus necesidades son especiales y por ello lo más recomendable es que su maleta se prepare de una forma separada. Tampoco debería faltar algún juguete en ese equipaje.

Orrdenar por temas

Una buena opción para simplificar el trabajo es hacerlo por temas. Así es interesante apuntar por un lado lo que los niños usarán para vestir, para dormir, para comer (el menaje quizá merezca la pena llevarlo ya que no les gustan demasiado los cambios), para el baño, pañales …. Además, en el planning siempre hay que dejar un apartado de asuntos importantes a no olvidar. La imprescindible protección solar… ¿Medicinas? La misma lógica se aplica a los adultos. En nuestro caso, la maleta será en un 90% ropa, pero si la elegimos por actividades nos costará mucho menos. Por ejemplo, si vamos de vacaciones a un apartamento de la playa, pero algunas cenas las haremos en restaurantes de postín y también queremos visitar alguna ciudad cercana, bien podemos hacer una lista con lo del capazo y otra con la ropa más formal. Pensando siempre en cómo pegan unas prendas con otras y optando por las más versátiles. En una maleta, menos es más.

Fondo de armario

Las personas que viajan con mucha frecuencia recomiendan decantarse por el fondo de armario para hacer la maleta. Llevar aquello que nos ponemos mucho, más que lo que nos gustaría ponernos. Ropa cómoda y fácil de combinar, para multiplicar sus usos. Así una única camisa blanca cubrirá cualquier evento medianamente formal que se presente. Además no hay que descartar la posibilidad de poner una lavadora durante las vacaciones. No hace falta llevar 25 mudas.

Comenzar por el calzado

Una vez que sabemos lo que hemos de llevar, ya solo queda meterlo en la maleta. Una odisea. Lo mejor es comenzar por el calzado, ponerlo en el fondo con los zapatos enfrentados para minimizar los huecos. Tómelo como si jugara al Tetris. El truco es no desaprovechar ni una pulgada. Dentro del calzado -que irá en su propia bolsa de plástico- se pueden meter calcetines, cinturones o complementos que sean frágiles y que gozarán así de mayor protección. Si las botas son irrenunciables, úselas durante el viaje. Lo más voluminoso es mejor llevarlo puesto. Una chaqueta en la mano le ahorrará mucho espacio en la bolsa.

Churros con las camisetas

Otro buen truco es hacer churros con las camisetas. Lo más radical, estilo petate militar, es hacer un cilindro minúsculo con cada prenda. También puede poner todas las camisas juntas (siempre con los cuellos atados para que no se deformen) doblar hacia dentro las mangas y enrollarlas desde la base. Así logrará que se arruguen menos al no haber pliegues. Pero vamos a lo más bestia, especialmente recomendable para las camisetas deportivas. De la vuelta a unos tres dedos de la parte baja hacia fuera. Ahora meta las mangas hacia el centro y dóblela por la mitad (a lo largo) hasta conseguir un rectángulo. Finalmente enróllela apretando bien desde el cuello hacia abajo y cuando se encuentre con el pliegue inicial úselo para cerrar el cartucho. Ocupar menos es imposible.

El neceser

Ah, para el neceser (sobre todo el femenino que incluirá maquillaje) tampoco está de más elaborar otra lista. Luego recuerda que es mejor meterlo en el fondo de la maleta para minimizar el riesgo de que manche la ropa si se rompe algo. Además, como es voluminoso es mejor usar un contenedor flexible. Será más fácil adecuarlo al espacio que uno rígido. El resto de la tarea será sentido común y mucha paciencia. Suerte. Y no olvide un par de bolsas vacías. Le serán útiles a la vuelta -el regreso sí que es lo que más odia todo el mundo de las vacaciones- para la ropa sucia y los recuerdos.