¿Por qué es importante tener una infancia feliz?

¿Por qué es importante tener una infancia feliz?

Reduce el riesgo de depresión y enfermedades mentales en la edad adulta

Las personas que tienen una infancia feliz, basada en relaciones afectuosas y cariñosas con la familia y los amigos, tienen un menor riesgo de padecer depresión y enfermedades mentales en la edad adulta y, además, suelen tener relaciones más saludables, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg (Estados Unidos) y que ha sido publicado en la revista 'JAMA Pediatrics'.

Desde hace muchos años se sabe que las experiencias adversas durante la infancia, como los abusos, violencia o los conflictos familiares, pueden tener un impacto negativo para toda la vida, si bien los motivos por los que esto sucede todavía son desconocidos, ya que unas personas superan estas adversidades y otras no.

Ante este escenario, los investigadores analizaron los efectos que tenían las experiencias positivas en la infancia de 6.000 personas a las que se les preguntó si podían hablar de sus sentimientos con su familia, si se sentían respaldados por sus familiares en momentos difíciles, si habían participado en tradiciones familiares, si se habían sentido integrados en el colegio y por sus amigos, si algún adulto que no fuera sus padres se había interesado por su vida y si se sintieron protegidos por un mayor.

Los investigadores diseñaron, probaron y usaron una nueva medida de experiencias positivas en la infancia que mostró una relación dosis-respuesta entre la cantidad de experiencias positivas que informaron los adultos y su salud mental y relacional.

La encuesta también calificó las experiencias infantiles adversas de los encuestados e incluyó preguntas sobre la salud mental como, por ejemplo, los diagnósticos de depresión y los días en los que habían padecido problemas mentales. Además, se preguntó con qué frecuencia obtuvieron el apoyo social y emocional que necesitaban (apoyo social y emocional informado por un adulto).

De esta forma, los expertos comprobaron que aquellos que habían tenido seis a siete experiencias positivas en la infancia, las probabilidades de tener depresión, o de tener 14 o más días de mala salud mental, fueron un 72 por ciento más bajas que para los que informaron no haber tenido, o como mucho dos, experiencias positivas en la infancia.

Incluso para aquellos que informaron de tres a cinco experiencias positivas en la infancia, las probabilidades de depresión o mala salud mental fueron un 50 por ciento más bajas. Estas asociaciones se mantuvieron incluso cuando los encuestados informaron múltiples experiencias adversas de la infancia.

«Este estudio ofrece la posibilidad esperanzadora de que niños y adultos puedan prosperar a pesar de la acumulación de experiencias negativas de la infancia. Las personas creen que eliminar la adversidad automáticamente da como resultado buenos resultados de salud, pero muchas que dijeron haber tenido menos problemas en la infancia tuvieron peores resultados de salud mental y relacional si no informaron también haber tenido experiencias positivas en la infancia», han zanjado.