Los tres acusados de abusar de una joven en Bilbao y grabarlo defienden su inocencia

Zona donde se produjeron los hechos en enero de 2017/F. Gómez
Zona donde se produjeron los hechos en enero de 2017 / F. Gómez

Este martes ha comenzado el juicio contra los tres acusados que se enfrentan a una pena de 80 años de cárcel

EFE

Los tres hombres que se enfrentan a una petición de pena de 80 años de cárcel acusados de haber abusado sexualmente de una joven, grabarlo y difundirlo a través del teléfono en 2017 en Bilbao, han coincidido en el juicio en defender su inocencia.

El tribunal presidido por la magistrada Nekane San Miguel de la sección sexta de la Audiencia de Bizkaia ha iniciado pasadas las 10 horas de este martes la primera de las cinco sesiones previstas para este juicio que se va a celebrar íntegramente a puerta cerrada y que ha arrancado con la declaración de los tres acusados, quienes han rechazado haber abusado de la joven.

Después ha declarado la víctima de este procedimiento, que tenía 18 años cuando ocurrieron los hechos y que la confirmado el relato de la denuncia. Tras ella, ha testificado su padre que fue quién acudió a recoger a la chica al barrio de Santutxu, donde amaneció la madrugada de autos.

La madrugada del 14 de enero de 2017, según las acusaciones, los acusados y la joven acudieron a un zona de 'vending' -pequeño recinto con máquinas expendedoras de comidas y bebidas- junto a las escaleras de Solokoetxe, tras salir de una sala de fiestas del centro de Bilbao.

El fiscal y la acusación particular sostienen que, una vez allí, los jóvenes acorralaron y abusaron de la chica, conscientes de que no se encontraba en plenas facultades ya que había bebido alcohol.

El juicio que está previsto que se prolongue otras cuatro sesiones más. Para mañana está previsto que declaren los testigos que suman casi la veintena. Tras las declaraciones de los testigos, será el turno de ertzainas que llevaron a cabo la investigación, agentes de la policía científica y los forenses.

Entre las pruebas de cargo, destaca la existencia de un vídeo de una cámara de seguridad de la zona donde ocurrieron los hechos.