Pasa a disposición judicial la pareja detenida por el asesinato del informático de Getxo

Se les acusa además de extorsión, robo con violencia y el secuestro de otros dos hombres a los que también asaltaron

AINHOA DE LAS HERAS

Mohamed A.D., natural de Tánger de 35 años, y H.C.A.L., venezolana de 34 años, detenidos por el asesinato de José Antonio Delgado Fresnedo, el vecino de Getxo de 54 años desaparecido desde el pasado 6 de septiembre, acaban de ser puestos a disposición judicial. Alrededor de las once de la mañana, los dos arrestados han salido de la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza, esposados y con los rostros cubiertos con prendas de ropa. Custodiados por dos agentes cada uno, se han montado en un vehículo con distintivos para dirigirse hacia los juzgados donde está previsto que presten declaración ante el juez de guardia en las próximas horas.

Se les acusa de haber matado al informático vizcaíno, pero también de los delitos de extorsión y robo con violencia. Según la información facilitada por el instituto armado, la mujer captaba a las víctima en una página de contactos y las citaba en lugares poco frecuentados, donde eran asaltados.

Dos secuestros

Los arrestados sonsacaron las claves de la tarjeta de crédito a 'Josetxu' mediante violencia y extrajeron un total de 1.800 euros en al menos cinco cajeros de distintas localidades de la provincia de Zaragoza. También se apoderaron de su coche, un 'Mercedes 220' coupé de color rojo y lo pusieron a la venta en un portal de compraventa de internet. De hecho, un hombre llegó a comprarlo y adelantó 11.000 euros, aunque no pudo ponerlo a su nombre.

El cuerpo fue trasladado en el maletero de este vehículo desde la nave del polígono La Ermita de Pedrola, donde la pareja regentaba un lavadero de coches y donde se sospecha que se cometió el crimen, hasta un campo de cultivo en Luceni, donde lo enterraron. Un agricultor descubrió el cadáver semienterrado el pasado viernes, 27 de septiembre.

Pero además del asesinato, se les imputan otros dos secuestros previos en la comarca. Un empresario de Tudela y un ciudadano de origen rumano habían denunciado que, días antes en el primer caso y el 27 de julio en el segundo, habían sido asaltados por esta misma pareja. Ambos fueron golpeados y, una vez que les habían sustraído sus coches, dinero y otras pertenencias de valor, habían sido abandonados, aún amordazados y maniatados, pero vivos, en parajes de zonas rurales.