Los Mossos encuentran el cuerpo sin vida del bebé arrojado por su padre al río Besòs

Agentes de los Mossos d'Escuadra y de los Bomberos, durante sus trabajos para encontrar al bebé en el río. / efe

El progenitor, de 16 años, fue detenido tras confesar los hechos

R. C.

Los Mossos d'Esquadra han localizado este viernes sin vida al bebé arrojado el martes al río Besòs (Barcelona) a la altura de Sant Adrià. El recién nacido fue abandonado por su padre aquel día a las seis de la tarde y los equipos de emergencia llevaban 72 horas de afanosa búsqueda.

Equipos de búsqueda de los Bombers de la Generalitat, de los Mossos d'Esquadra, de la Guardia Civil, de Salvamento Marítimo y de los ayuntamientos de Sant Adrià de Besòs y de Barcelona han participado en los últimos días en las tareas de localización del cuerpo del pequeño.

Los padres del bebé desaparecido, ambos de 16 años, eran novios y mantuvieron el embarazo en secreto. No se lo comunicaron a nadie de su entorno inmediato. El pasado lunes la pareja reservó una habitación en un hotel y la mujer dio a luz al pequeño. El martes por la tarde él se desplazó hasta la orilla de Sant Adrià de Besòs y abandonó al recién nacido en el agua.

Al parecer, el padre del recién nacido acudió a un bar para pedir un taxi, pero luego, su padre y abuelo de la criatura, le convenció para acudir a comisaría y confesar lo que acababa de hacer. La Fiscalía de Menores abrió una investigación con carácter de urgencia y el padre del bebé quedó detenido. La madre del menor también tiene 16 años.

Testigos presenciales llamaron al teléfono de Emergències 112. Se activaron varias patrullas policiales, que al final dieron con el padre que acabó confesando lo que había hecho con su bebé.

El miércoles por la noche, el magistrado de guardia de Menores acordó el internamiento en régimen cerrado para el menor detenido, y la Fiscalía de Menores consideró, provisionalmente, que los hechos pueden ser constitutivos de un presunto delito de asesinato. El juez de guardia ordenó que ingresara en régimen cerrado en un centro de menores.