Investigan la desaparición de un chico de 21 años de la ambulancia que le trasladaba a Cruces

Jonatan Casimiro. /DV
Jonatan Casimiro. / DV

El paciente psiquiátrico, domiciliado en Plentzia y con antecedentes por fugas, se escapó del vehículo sanitario en el que era evacuado desde Barcelona

AINHOA DE LAS HERAS

Jonatan Casimiro, de 21 años y domiciliado en Plentzia, lleva desaparecido casi un mes. El joven, paciente psiquiátrico, se escapó de la ambulancia que le trasladaba al hospital de Cruces desde Barcelona. Desde entonces, su familia no ha vuelto a saber nada de él. Además de interponer una denuncia ante el juzgado de Barakaldo para que se inicie su búsqueda, los padres han presentado una reclamación ante Osakidetza al entender que se ha cometido una «falta en la custodia» del enfermo, con antecedentes por fugas y consumo de tóxicos.

A juicio de sus allegados, no se adoptaron «las medidas de vigilancia necesarias» para el desplazamiento de un paciente de este tipo. La suspensión del tratamiento médico durante su ausencia podría acarrearle «problemas de conducta». El joven se marchó sin dinero ni documentación, según su familia.

El Servicio Vasco de Salud, en contestación a la queja de la familia, asegura que se encuentra a la espera del informe solicitado a Ambulancias Bizkaia sobre el caso y niega que fueran alertados desde el hospital Sant Joan de Déu «del riesgo de fuga ni hubo solicitud de sujeción mecánica». Insisten en que desconocían que se trataba de un «ingreso involuntario». En el informe del centro médico catalán se apunta, sin embargo, que el paciente sufre un trastorno psicótico «con tendencia ideofugal (...) y con nula conciencia» de su enfermedad. Pero el Departamento de Sanidad responde que «hay una investigación abierta», por lo que no puede aportar ningún dato sobre el caso.

Discapacidad del 65%

El joven ingresó en el hospital barcelonés el pasado 11 de noviembre después de ser detenido por «alteración de conducta en la vía pública». El chico, que tiene una discapacidad psíquica reconocida del 65%, quedó internado en el área de Psiquiatría, donde fue visitado por su padre, que se desplazó desde Bizkaia.

El 29 de noviembre, después de comprobar su residencia, el Sant Joan de Déu decidió su traslado a su hospital de referencia, el de Cruces, en Barakaldo, «para continuar con ingreso y tratamiento». Una ambulancia de la red de Osakidetza se desplazó hasta allí y le recogió. No se permitió al padre viajar en el vehículo sanitario. Cuando llegaron al hospital vizcaíno y abrieron las puertas de la ambulancia, el paciente salió corriendo. Los sanitarios alertaron al personal de Urgencias y a la Unidad de Psiquiatría, que a su vez, denunció la desaparición en la comisaría de la Policía autonómica en Sestao.

 

Fotos

Vídeos