Un «apocalipsis» de lodo y agua mata a diez personas y arrasa el noreste de Mallorca

Imagen de una de las calles de Mallorca. | Foto:EFE | Vídeo: R.C.

Los operativos todavía buscan a un niño desparecido durante el aluvión que ha dejado sin hogar a 200 personas

JOSÉ MARÍA CAMARERO Palma de MallorcaMELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

El trágico balance de las lluvias torrenciales que hace 24 horas asolaron la localidad de Sant Llorenç, al este de la isla de Mallorca, se salda con, al menos, diez personas fallecidas. A lo largo de la jornada, los casi dos centaneres de efectivos trasladados a la zona han ido sacando del barro, los amasijos de hierro y, sobre todo, los vehículos, a la decena de adultos atrapados por una riada provcada como consecuencia de los más de 230 litros de agua por metro cuadrado en apenas dos horas, entre las 19.00 y las 20.oo horas de ayers. Además, destacan los terribles daños en viviendas, calles e inmuebles, así como las decenas de vehículos que se han visto arrastrados por el agua.

Las labores se centran ahora exclusivamente en la búsqueda de un niño, el único que sigue desaparecido casi un día después de la tromba que asoló el pueblo. Los trabajos se centran torrente abajo, por donde el cauce del agua se desbordó arrasando con todo y todos lo que encontraba. El menor, cuya madre es una de las diez víctimas contabilizadas hasta ahora, es el epicentro de todas las miradas y actuaciones de la Guardia Civil, la Unidad Militar de Emergencias, los servicios de protección y los voluntarios, además de los vecinos. Fuentes oficiales no descartan que puedan encontrarlo -nadie lo quiere dar por muerto- ría abajo. Por eso, el dispositivo ha llegado hasta la playa de Cala Morlanda, en pleno Mediterráneo, a 10 kilómetros del suceso.

El dispositivo para encontrar al niño continuará activo toda la noche, pero gran parte de los efectivos, como los helicópteros que han intervenido en la operación como los medios subacuáticos, no pueden trabajar hasta que no vuelva a amanecer. Por eso, las labores se centrarán en los alrededores del transcurso del arroyo que ayer sobrepasó todos sus límites geográficos en apenas unos minutos.

Mientras tanto, los vecinos de Sant Llorenç siguen achicando barro, lodo y todo tipo de suciedad de sus casas, sus garajes, sus naves industriales, sus comercios y sus empresas. Todo ha quedado embullido por una lengua de barro que aún tiene un espesor de unos diez centímetros en algunos puntos de la localidad. «Yo no me podía creer lo que estaba viendo», asegura Carme, una septuagenaria a quien sus hijos se llevan a Palma de Mallorca hasta que la situación quede normalizada. «Han sido episodios de suerte, de mucha suerte», relata otra vecina.

A algunas de las que podrían haber sido posibles víctimas la riada les pilló en plena calle, pero lo peor se lo llevaron quienes estaban en sus coches, sin saber lo que se les venía encima. «Lo peor es que, en cuestión de minutos, el móvil dejó de funcionar, y ya dejamos de saber unos de otros, estando a pocos metros de distancia», explica Roger.

El tenista Rafael Nadal se ha sumado a los cientos de voluntarios que están colaborando con los servicios de emergencia en la zona afectada por las inundaciones. Provisto de una pala y ropa adecuada para los trabajos de retirada de barro y escombros, ha achicado agua de varias casas dañadas por la intensidad de la riada que afectó anoche a esta localidad y que ha supuesto la muerte de diez personas.

Un efectivo de 510 personas entre militares, policías, bomberos, psicólogos y diferente personal sanitario, trabaja sobre el terreno devastado, en lo que supone la mayor tragedia de este tipo sufrida en la principal isla balear desde 1989, cuando fallecieron cuatro personas en el municipio de Felantix.

Según el último recuento oficial, facilitado a las 17.00 horas por el Servicio de Emergencias del 112, diez personas han muerto por las riadas y un niño de cinco años es el último desaparecido. Los equipos de salvamento trabajan en la localización de este pequeño, que iba con su madre en el coche cuando les pilló la riada que arrasó la localidad de Sant Llorenç. La madre murió, pero antes logró salvar de su hija de unos 8 años, aunque no consiguió sacar del coche al pequeño.

En el anterior balance, realizado a primera hora de la tarde, la Guardia Civil ha informado del hallazgo de un noveno cadáver y de que los desaparecidos se reducían a cinco. Sobre las 12.15, Emergencias 112 había elevado a nueve muertos al encontrar los equipos de rescate los cuerpos de dos varones en Artà y s'Illot.

Previamente, a las 10.45, la Guardia Civil alertaba de la localización de una sexta víctima mortal sin identificar que, según el 112, ha sido localizada también en s'Illot. La teniente de alcalde de Sant Llorenç, Antonia Bauza, ha confirmado que dos de las víctimas son una pareja de nacionalidad británica que viajaba en un taxi, cuyo conductor se encuentra desaparecido.

Entre los fallecidos se encuentra también el exalcalde de Artà, Rafael Gili, de 71 años, de la extinta Unió Mallorquina, que murió ahogado en esa localidad de la que fue regidor en dos periodos, entre 2004 y 2005 y en la legislatura 2007-2011.

La tragedia azotó a Mallorca ya desde la primera hora de la tarde del martes, cuando la tormenta descargó una fuerte lluvia en Sant Llorenç, el foco de la desgacia. Allí cayeron más de 180 litros por metros cuadrado en poco tiempo y hasta 300 litros al final de la noche. En torno a las 18.00 horas se desbordó el Torrente de Sant Llorenç, habitualmente seco, y el caudal se trasladó hasta el centro del pueblo, que en pocos minutos quedó totalmente anegado.

Las calles se transformaron en ríos y centenares de vecinos quedaron atrapados en sus domicilios. En las plantas bajas el agua llegó a alcanzar los dos metros de altura. Las imágenes eran dantescas y las informaciones eran confusas, lo que suele ocurrir en este tipo de desgracias, alimenta el nerviosismo de la población y dificulta las tareas de emergencia y rescate.

Realojados

Vecinos del municipio han tenido que refugiarse en las partes altas de los edificios, tejados e incluso en árboles. La zona, dividida en dos por el torrente, se ha convertido en un lodazal y se han visto afectados también los suministros de luz y agua. En tan dramática situación, más de un centenar de personas han pedido ser realojadas.

Para atender a los afectados se habilitaron los polideportivos Miquel Àngel Nadal y Na Capellera y el hipódromo de Manacor, a 8,5 kilómetros de distancia de la zona cero, así como el polideportivo Es Pinaró de Son Servera. En un gesto extraordinario, el tenista manacorense Rafa Nadal también ofreció su academia para lo que fuera menester.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) ha desplazado hasta Mallorca un centenar de efectivos, ocho vehículos, una embarcación, tres helicópteros y tres perros de rastreo para sumarse a las labores de auxilio.

De madrugada partió de Valencia un barco con 18 militares que transporta asimismo ocho vehículos todoterreno y una embarcación que se incorporaron al dispositivo desplegado en el Levante mallorquín por los cuerpos de seguridad y emergencias civiles.

Asimismo, a primera hora de la mañana despegó hacia Mallorca un avión Hércules con 90 efectivos y tres perros adiestrados para búsqueda de personas. A ello se han sumado desde el amanacer tres helicópteros para realizar tareas de rastreo y asistencia.

Desde el 112 se ha recomendado a la población que permanezca en sus viviendas y tenga mucha precaución y se ha pedido a los alumnos de los centros educativos de Sant Llorenç, la Colònia de Sant Pere, Artà y Son Servera que no acudan a clase este miércoles. También se habilitado el número de teléfono 900 600 112 para atender a las personas afectadas por las inundaciones en Mallorca. También estará operativo para aquellas personas que quieran aportar información sobre los incidentes relacionados con el desbordamiento de torrentes.

Condolencias

El Rey ha llamado a la presidenta de Baleares, Francina Armengol, para expresarle sus condolencias, y la Casa Real ha mostrado su apoyo a través de las redes sociales: «La desolación y la tragedia para las familias de las víctimas y afectados de Sant Llorenç y otras zonas de Mallorca tiene difícil consuelo. Hagamos todo lo posible para ayudarles a superarlo con la solidaridad que merecen de toda España».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado igualmente su pesar y ha tenido que modificar su agenda para desplazarse a Mallorca, conocer de primera mano la situación y mostrar su solidaridad y la del Gobierno con los afectados. También ha querido personarse en el lugar de los hechos Pablo Casado, el líder del PP.

«Terribles daños»

Según ha informado Moncloa, los ministerios de Interior y Política Territorial y el Govern de las Islas Baleares presentarán el jueves un informe al Consejo de Ministros, que celebrará una reunión extraordinaria para evaluar el alcance de las pérdidas humanas y materiales y tomar las medidas urgentes necesarias ante los «terribles daños» sufridos en la isla, que será declarada zona catastrófica.

El Govern balear ha guardado a mediodía un minuto de silencio en el Consolat de Mar, sede del ejecutivo autonómico, en recuerdo de los fallecidos, al igual que el Congreso de los Diputados. Se han decretado tres días de duelo oficial en todas las islas Baleares y se han suspendido todos los actos oficiales.

Documentación Las peores tragedias por lluvia desde los 90

- 22 de octubre de 2000.- La «gota fría» se cobra siete víctimas. Cuatro de ellas, un matrimonio, su hijo y el tío de éste, desaparecieron en Montbrió del Camp (Tarragona) cuando su vehículo fue arrastrado por una riada. Otros dos, una mujer y su hijo, murieron en Águilas (Murcia), y una anciana en Godall (Tarragona), al inundarse su masía.

- Noviembre de 2001.- Se suceden dos temporales que, en varios días, dejan un total de 13 muertos, diez en la península y tres en el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, en La Palma.

- 31 de marzo de 2002.- Ocho personas fallecieron en Santa Cruz de Tenerife por una tromba de agua que dejó 224 litros por metro cuadrado y que derrumbó edificios, inundó calles y viviendas y provocó cortes de carreteras.

- 24/28 de enero de 2009.- Un temporal de lluvia, viento y granizo que afectó a varias comunidades deja once muertos. Ocho de las víctimas fallecieron en Cataluña, entre ellos cuatro niños aplastados al desplomarse sobre ellos parte del polideportivo municipal de Sant Boi de Llobregat (Barcelona), tras sufrir rachas de viento superiores a los 200 kilómetros por hora.

- 28/29 septiembre 2012.- Mueren trece personas, seis de ellas en Murcia y siete en Andalucía, tras la gota fría que afectó a esas dos comunidades autónomas y a Valencia.

- 17/20 de diciembre de 2016.- Cinco personas fallecieron por un temporal de lluvias en el sureste peninsular, entre ellos un hombre de 77 años que fue arrastrado por el agua en Finestrat (Alicante) cuando intentaba entrar en su coche. Las otras víctimas murieron en Los Alcázares (Murcia), Xátiva (Valencia), Enguera (Valencia) y Bédar (Almería).

Sánchez convoca un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar medidas urgentes

El presidente del Gobierno ha anunciado desde la zona afectada por las inundaciones en Palma de Mallorca la convocatoria para este jueves de un Consejo Extraordinario en el que se aprobarán medidas urgentes para los afectados y la declaración de zona catastrófica el área afectada. «Vamos a volcarnos con los recursos necesarios», señaló Pedro Sánchez. «El Gobierno no les va a dar la espalda», ha añadido.

El jefe del Ejecutivo ha expresado su pesar por las nueve víctimas que se contabilizan hasta el momento y ha señalado que la prioridad ahora es encontrar a las personas que permanecen desaparecidas.

El Rey ha telefoneado a la presidenta balear, Francina Armengol, para transmitirle sus condolencias. Además la Casa Real ha colgado un tuit en su cuenta oficial: «La desolación y la tragedia para las familias de las víctimas y afectados de Sant Llorenç y otras zonas de Mallorca tiene difícil consuelo. Hagamos todo lo posible para ayudarles a superarlo con la solidaridad que merecen de toda España»

Hasta Palma de Mallorca también se ha desplazado Pablo Casado. El líder del PP también ha usado twitter para expresar su pesar. «Acabo de llegar al puesto de mando en Sant Llorenç para mostrar nuestro apoyo a los servicios de emergencia y nuestra solidaridad con las familias de las víctimas y los afectados por las terribles inundaciones en Mallorca. Solicitamos la declaración urgente de zona catastrófica», ha escrito.

Más información

 

Fotos

Vídeos