La Fiscalía pide 22 años para los tres menores acusados del crimen de Otxarkoaga

El primer detenido, de 14 años, durante un registro. /F. GÓMEZ
El primer detenido, de 14 años, durante un registro. / F. GÓMEZ

Solicita seis años de internamiento para los dos chicos de 14 años por matar al matrimonio y robar en la casa, y diez para el mayor de ellos, de 16 años, como inductor

AINHOA DE LAS HERAS

La Fiscalía de Menores ya ha concluido la instrucción por el doble crimen de Otxarkoaga, pero aún está pendiente de fijarse la fecha del juicio, que se celebrará previsiblemente a puerta cerrada el próximo mes de septiembre, según indican fuentes cercanas al caso. Los tres menores detenidos por los asesinatos de Rafael y Lucía en enero pasado permanecen ingresados en el centro de Zumarraga desde su arresto, días después de los hechos, hace casi ocho meses.

El Ministerio público ya ha entregado su escrito de calificaciones provisionales, en el que solicita seis años de internamiento en un centro cerrado para cada uno de los dos menores de 14 años, considerados autores materiales de los hechos, por dos delitos de asesinato y otro de robo con fuerza en casa habitada. La acusación incluye una sorpresa ya que reclama la mayor pena, 10 años de internamiento, para el tercero de los detenidos, como inductor, cuando hasta ahora se pensaba que había tenido una participación secundaria. La Fiscalía ha fijado el tope de pena que permite la Ley del Menor en los tres casos, con una diferencia según la horquilla de edad a la que pertenezcan, de ahí lo abultado de la pena que se pide para el mayor de los acusados.

Este joven -vecino de las víctimas y que fue detenido el último por la Ertzaintza-, negó su relación con los hechos y declaró que la noche de aquel fatídico 18 de enero, uno de los otros dos acusados estuvo durmiendo con él en su domicilio, pero que se quedó en casa cuando este se marchó. La acusación pública, sin embargo, le califica de instigador. Según esta hipótesis, les habría indicado a sus presuntos cómplices el piso en el que tenían que entrar a robar para después repartirse el botín, aunque para las defensas no existen pruebas que lo demuestren.

En su contexto

El doble crimen
Un familiar encontró los dos cuerpos de Lucía y Rafael, de 87 años, con golpes y cuchilladas en su domicilio de Otxarkoaga el pasado 18 de enero.
Detenciones
Tres días después de los hechos, la Ertzaintza detuvo a dos menores de 14 años como autores de los asesinatos. Un tercer joven de 16 años buscado por la Policía se presentó en una comisaría y también fue arrestado.
Juicio
Casi siete meses después ha concluido la instrucción y en septiembre se celebrará previsiblemente el juicio.

Los otros dos chicos sí que asumieron en sus declaraciones que accedieron a la vivienda del matrimonio octogenario, en el número 16 de la calle Zuzeruena de Otxarkoaga. Treparon por una tubería y se colaron en el piso por una de las ventanas, entre las nueve y las diez de la mañana de aquel día. Alegaron que iban «empastillados» y que sufrían «lagunas mentales» por ello, por lo que no recordaban haber agredido a Rafael y Lucía. Según el informe de autopsia, ambos recibieron golpes y presentaban cortes por arma blanca. Mientras que el hombre murió por los impactos en la cabeza, su esposa, que aún lucía el camisón, tenía una certera cuchillada en el corazón.

La Ertzaintza incautó en el piso varios cuchillos, uno de ellos con el filo roto, que fueron analizados para ver si eran compatibles con las lesiones de las víctimas y determinar así si alguna era el arma homicida. La vivienda estaba llena de huellas dactilares de ambos chicos. Dos testigos protegidos afirman que vieron a estos dos sospechosos aquel día en las inmediaciones del escenario de los crímenes.

Tutelado por la Diputación

Uno de los menores de 14 años, que fue detenido en la casa de un familiar en Balmaseda, estaba tutelado por la Diputación vizcaína en el momento de los hechos. La institución foral se presenta en la causa como tutor de este acusado, por lo que tendría que asumir una posible responsabilidad civil. La acusación particular, que representa los intereses de la hija de la pareja octogenaria, reclama una indemnización de 800.000 euros.

El chico tutelado, cuyos padres se encontraban en la cárcel, se había escapado de un centro meses antes de los hechos. El otro joven de 14 años también pertenece a una familia desestructurada, pero en ese momento vivía con su madre. Pese a su corta edad, ambos habían sido identificados juntos por la Policía Municipal de Bilbao meses antes como autores de un robo con violencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos