Detenido tras secuestrar a una niña de 13 años a la que conoció en el chat de un videojuego

El pederasta, de 39 años, y su víctima fueron localizados en un garaje de Madrid tras 24 horas de rapto | «Le comió la cabeza», asegura la madre de la menor

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La Policía Nacional detuvo este domingo a un individuo de 39 años en Madrid en pleno secuestro de una niña de 13 años, a la que había raptado el sábado. La captura se produjo en un garaje de la zona de Retiro cuando el supuesto pederasta se disponía a huir con la menor, según han informado fuentes policiales.

La madre de la niña denunció su desaparición el sábado a las 19:00 horas en la comisaría de Puente de Vallecas después de que la menor se ausentara del domicilio. Al revisar los efectos de su hija descubrió que la niña mantenía, a través de una consola de videojuegos, un chat abierto con un individuo y que los comentarios tenían contenidos sexuales. El captor, en un principio, se hizo pasar por un menor aunque luego confesó su edad a la niña. El detenido y la menor mantuvieron contacto a través de internet durante cinco meses,

Según los investigadores, el individuo, tras embaucar a la menor para quedar físicamente, la llevó a su domicilio tras secuestrarla.

De manera simultánea, la exnovia del detenido llamó a la Policía a las 15:00 horas del domingo para denunciar que su expareja se encontraba desaparecido, tras asegurar que tenía un «problema muy gordo». Los agentes relacionaron ambos hechos y comenzaron a rastrear las zonas por as que se solía mover el sospechoso.

Fue en un garaje público de Retiro donde los agentes localizaron su vehículo. La niña, maniatada, logró incorporarse para avisar a los policías.

El individuo, de nacionalidad española y de origen venezolano, está acusado de los delitos de detención ilegal, abuso sexual e inducción a abandono del domicilio.

«Aturdida y con mucho miedo»

La madre de la niña ha señalado que jugaba con sus primos a la videoconsola pero que, «poco a poco» se fue separando de la familia y aislándose.

«Le comió la cabeza y decidieron marcharse. Él se hacía pasar por un chaval de su edad, y mi hija le dijo que tenía 13 años y él dijo: 'yo soy un poco mayor, tengo 17'. A los meses le dijo que tenía 26 y ya cuando el último mes que ya la tiene preparada le dice que tiene 39, aunque yo deduzco que tenía 42», ha explicado.

Al ser preguntada por cómo se encuentra la niña, la madre ha reconocido que está «aturdida y nerviosa y con mucho miedo». «Doy gracias a Dios que se ha quedado en un susto, aunque esto nos va a llevar mucho tiempo para salir adelante. No se lo deseo ni a mi peor enemigo», ha lamentado.

 

Fotos

Vídeos