La Guardia Civil detuvo al presunto asesino de la joven alemana en Álava cuando quemaba la cabina de su camión

La comitiva judicial analiza el lugar donde apareció el cuerpo de la joven /Jesús Andrade
La comitiva judicial analiza el lugar donde apareció el cuerpo de la joven / Jesús Andrade

El transportista arrestado en Bailén podría ingresar a lo largo de este viernes en la cárcel madrileña de Soto del Real

DAVID GONZÁLEZ y SERGIO CARRACEDO

La Guarcia Civil detuvo este martes en Bailén (Jaén) al presuto asesino de Sophia Lösche cuando estaba quemando la cabina de su camión, han informado fuentes de este cuerpo. Con esta maniobra, el camionero probablemente intentaba eliminar pruebas incriminatorias.

El portavoz de la Guardia Civil de Jaén, Fermín Cano, ha explicado que una unidad de incendios se ha hecho cargo de la cabina del camión para tratar de encontrar restos biológicos de la joven alemana cuyo cadáver fue hallado este jueves junto a la gasolinera alavesa de Egino, en el municipio de Asparrena.

Por otro lado, la jueza sustituta del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional ha decretado prisión incondicional para el presunto asesino de Sophia Lösche, la joven alemana de 28 años cuyo cuerpo apareció este jueves calcinado cerca de la gasolinera de la localidad alavesa de Egino. La decisión de esta magistrada se produce ante la gravedad del delito y por el claro riesgo de fuga del presunto asesino, Boujemaa L., de 41 años. Este camionero fue detenido en Bailén (Jaén) cuando se dirigía hacia el sur de la península para tratar de cruzar a Marruecos. Con toda seguridad, deslizan fuentes judiciales, «se enfrentará a cargos por asesinato» cuando el caso pase a los tribunales.

El Ararteko condena la «cruel y violenta muerte» de Sophia

El Ararteko ha condenado el asesinato «machista» de la joven alamena Sophia Lösche, y ha subrayado que murió «manera cruel y violenta, a manos de un conductor de camión en el que había confiado para trasladarla a su casa».

Manu Lezertua «comparte con la sociedad vasca un sentimiento de profunda tristeza, de rabia y desolación, al comprobar que el viaje que emprendió la joven Sophia en las afueras de Leipzig, depositando su confianza en otro ser humano para llegar a su hogar, haya acabado de este terrible modo en Euskadi, truncado por el horror de la violencia machista».

El Ararteko, que expresa su solidaridad con la familia de la víctima de «este execrable crimen del machismo», muestra además su deseo de que las investigaciones policiales y judiciales permitan aclarar «hasta el final» los hechos de esta «terrorífica manifestación más del machismo asesino».

En principio, a lo largo de este viernes, este transportista ingresará en la prisión madrileña de Soto del Real. Mientras tanto continúa la investigación. El cuerpo de Sophia estaba «en avanzado estado de descomposición», según ha informado el Departamento de Seguridad. Es decir, que llevaba varios días fallecida, por lo que el crimen se produjo en Alemania o en Francia, países por donde el transportista circuló hasta cruzar la frontera en Irún.

Hay que tener en cuenta que Sophia, una joven activista a favor de los inmigrantes y cooperante en Lesbos, desapareció el jueves 14 cuando hacía autoestop en la localidad alemana de Schkeuditz. En Egino, el único investigado por tan macabro hecho habría intentado quemar el cadáver para no dejar rastro sabedor de que existía una orden de detención internacional emitida contra él por la Policía alemana.

El cadáver de la víctima permanece en el Servicio de Patología Forense de Vitoria, donde se le practicará la autopsia, que permitirá desde la identificación oficial a certificar la causa de la muerte así como el momento aproximado en que acabaron con su vida.

Las diligencias del caso han sido remitidas al Juzgado de Instrucción número 3 de Vitoria que ha decretado el secreto de sumario a la espera de este informe crucial.

Una vez se conozcan los resultados, todo indica que el expediente judicial de este caso pasará a la Audiencia Nacional. Desde allí, probablemente, volverán a inhibirse en favor de un juzgado alemán o galo. Mientras se desvelan estas incógnitas, Boujemaa L. aguardará acontecimientos en un celda madrileña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos