Prisión para la madre acusada de matar a dos de sus hijas en Zaragoza

La mujer fue detenida el lunes, y está acusada de dos asesinatos y un tercero en grado de tentativa

EFEZaragoza

La mujer acusada de asesinar en la capital aragonesa a dos de sus bebés y de intentarlo con un tercero ha sido enviada por la juez de Instrucción número 3 de Zaragoza, Mercedes Terrer, a prisión provisional, comunicada y sin fianza, según han informado fuentes jurídicas.

La joven, cuyas iniciales son I.B., de 26 años, nacida en Marruecos, fue detenida el pasado lunes en Zaragoza a raíz de la investigación abierta el pasado 21 de noviembre por la muerte de su hija de tres meses que había traslado ya fallecida a un centro de atención primaria de la capital aragonesa. Otra bebé de esta misma mujer pudo haber fallecido en similares circunstancias en 2011, mientras que pudo intentar lo mismo con un tercero, que finalmente salvó la vida, en marzo de 2013, y que está en manos de los Servicios Sociales de Aragón, según fuentes de la Policía Nacional.

La mujer, de 26 años y nacida en Marruecos, única imputada por los hechos ocurridos, ha prestado declaración en el juzgado en presencia de su abogado durante unos cuarenta y cinco minutos.

Nuevas pruebas periciales

El juzgado abrió la investigación al tener conocimiento del fallecimiento de una de las hijas ocurrido hace doce días. La magistrada ha encargado nuevas pruebas periciales y está a la espera de que se remitan al juzgado distintos informes, entre ellos los solicitados al Instituto Médico Forense, según dichas fuentes.

noticias relacionadas

La bebé, fallecida el pasado 21 de noviembre, fue encontrada inconsciente por la abuela paterna, que se encontraba residiendo temporalmente en la vivienda a raíz de que esta misma bebé fuera ingresada el pasado 16 de octubre en un centro hospitalario de Zaragoza durante dos semanas, debido a que "estaba palideciendo y tomaba un color azulado" tras la toma de pecho, según dichas fuentes.

Tras tener conocimiento del fallecimiento, los agentes realizaron una serie de averiguaciones para determinar las causas que lo provocaron. Estas investigaciones permitieron relacionar este hecho con la muerte, en julio de 2011, de otra de las hijas de la investigada, así como con la tentativa de asesinato de su segunda descendiente, ocurrida en marzo de 2013.

Los informes médicos vinculan a "un agente externo" los síntomas que presentaron las tres bebés de la mujer. Según los partes médicos, a los que aluden estas fuentes policiales, en los tres casos las niñas, que contaban con pocos meses de vida, presentaban "episodios de hipotonía, cianosis peribucal, mala coloración generalizada, vómito y emisión de una ligera cantidad de sangre por la boca". Los agentes también pudieron comprobar que en los dos primeros sucesos las menores estaban acompañadas únicamente por la madre y que tras la primera muerte, los progenitores se negaron a que le practicaran la autopsia al cadáver.

La custodia de la segunda hija del matrimonio, nacida en febrero de 2013, ha sido retirada a su familia por el Servicio de Menores de la Diputación General de Aragón. La investigación ha sido desarrollada por agentes del Grupo de Delincuencia Violenta de la Brigada de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Aragón.