El Ayuntamiento de Pamplona colocará en el chupinazo un mastil vacío en lugar de la ikurriña

El alcalde de Pamplona durante el chupinazo del pasado año, con la ikurriña en el balcón del Ayuntamiento./
El alcalde de Pamplona durante el chupinazo del pasado año, con la ikurriña en el balcón del Ayuntamiento.

El alcalde de Pamplona anuncia que así se representará a las identidades que «todavía hoy no pueden verse reconocidas en el Ayuntamiento» y recuerda que «existe sobre la mesa una amenaza de índole jurídica»

AGENCIAS

El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha anunciado este jueves que la ikurriña no ondeará mañana a mediodía, con motivo del chupinazo de San Fermín, en el balcón de la Casa Consistorial, donde sí habrá un mástil vacío que representará a las identidades que «todavía hoy no pueden verse reconocidas en el Ayuntamiento».

«Ikurriña siempre ha habido y siempre habrá, desde chiquitín siempre he conocido la ikurriña de una manera u otra, el problema es si la ikurriña ondeará del mástil o si va a ser perseguida a porrazos por la plaza«, ha respondido el alcalde al ser preguntado al respecto por los periodistas. Esto último, la persecución de quienes exhiban la ikurriña durante el lanzamiento del chupinazo que dará inicio a los Sanfermines, »no va a ocurrir«, ha asegurado.

Al mismo tiempo ha anunciado que esta bandera no ondeará en el mástil del Ayuntamiento por «una cuestión fundamental, que es que existe sobre la mesa una amenaza de índole jurídica» y es que las sentencias judiciales que están conociendo ante las denuncias presentadas en ediciones anteriores por este motivo les «preocupa».

Por eso y «salvo que un juez lo prohíba», habrá un mástil vacío que «representará las identidades proscritas, las que todavía no hoy no pueden verse reconocidas en el Ayuntamiento».

Para el alcalde lo «realmente preocupante más allá de la distancia entre la ciudadanía y determinadas decisiones judiciales es que todavía pueda haber gente en Europa, en Navarra, en Pamplona que crea que se pueden prohibir banderas«.

La colocación de la ikurriña en la fachada del Ayuntamiento el 6 de julio de 2017 ha sido anulada por el juzgado contencioso administrativo que ha impuesto al Consistorio el pago de 8.000 euros por costas. Resoluciones similares se han emitido en el resto de ayuntamientos que con motivo de sus fiestas izaron esta bandera.

Cueta atrás para el chupinazo

Mientras, Pamplona cuenta las horas que restan para el lanzamiento mañana a mediodía del chupinazo. Los llamamientos a disfrutar de las fiestas hacen estos días especial hincapié en la participación de las mujeres a las que desde las instituciones y colectivos se anima a «ocupar las calles y las noches», porque son sus fiestas también, remarcan.

En esa línea el colectivo feminista de Navarra, con «décadas de lucha contra las agresiones sexistas», y movimientos populares han rechazado iniciativas propuestas a través de las redes sociales «sin consenso, sin contraste alguno y sin un objetivo claro», que consideran una «injerencia externa» y en algunos casos «oportunista» que «debilita» su labor.

De esa forma se han opuesto, sin nombrarlos expresamente, a llamamientos como el de que las mujeres acudan con camisetas negras al chupinazo para protestar contra las agresiones sexistas a raíz del caso de 'La Manada', que vuelve a estar de actualidad con la celebración este jueves de una vista solicitada por la Fiscalía para pedir el reingreso en prisión de uno de sus miembros, el guardia civil Antonio Manuel Guerrero, por el «riesgo de fuga» que se aprecia en su intento de obtener el pasaporte el pasado 25 de junio.

«Pamplona libre de agresiones sexistas» es la estrategia que desde hace años desarrolla el Ayuntamiento de la capital navarra y en la que va a continuar.

En las vísperas de las fiestas este año, como en ediciones anteriores, se han sucedido las protestas de colectivos animalistas y antitaurinos que han vuelto a exigir unas fiestas sin maltrato animal, mostrando así su rechazo a los encierros y a las corridas de todos.

En este contexto y al margen de cualquier tipo de polémica, se espera que mañana de nuevo el blanco y rojo inunden la plaza Consistorial para recibir «las mejores fiestas del mundo», en palabras del alcalde de Pamplona, que además comenzarán «de la mejor manera posible» y es que los encargados de prender la mecha del cohete serán los integrantes de «Motxila 21», el grupo musical de la Asociación de Síndrome de Down de Navarra.

Con el chupinazo se dará paso a nueve días de fiesta ininterrumpida para los que el Ayuntamiento ha elaborado un programa con cerca de 490 actos, en los que las citas tradicionales con los encierros, con San Fermín, la comparsa de Gigantes y Cabezudos o los fuegos artificiales, se completan con actividades para todas las edades en diferentes espacios festivos.

En estas horas previas la llegada de las fiestas se refleja en las calles, con la preparación en la cuesta de Santo Domingo de la hornacina que acogerá la imagen de San Fermín a la que se canta antes del encierro, las compras de última hora en establecimientos dominados por el blanco y rojo, y con una intensa actividad de descarga de suministros en los establecimientos hosteleros.

Servicios como la consigna ya se han habilitado para recibir a los miles de visitantes que se espera que comiencen a llegar, muchos de ellos a través del tren, para lo que Renfe ha reforzado con 35.200 plazas adicionales todos los trenes con entrada y salida de Pamplona entre los días 4 y 16 de julio.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos