Volver con tu ex podría ser dañino para tu salud

Volver con tu ex podría ser dañino para tu salud

Las relaciones cíclicas pueden incrementar el riesgo de sufrir depresión, ansiedad y además te bajan las defensas

Comenzar, terminar, perdonar y volver a empezar para terminar al poco tiempo. Llanto, ansiedad, dolor en el pecho, días grises, falta o exceso de apetito, vamos que estas triste, lo has dejado con tu pareja. Estas distraída, pensativa, ausente hasta que te -o lo- llamas. Perdón, perdón... el perdón se dice y repite como si fuera un 'hola'. Recuperas la alegría, los días son más bonitos, la ansiedad se apacigua, la pasión te arrebata. Lo intentan, de verdad que intentan soportar lo insoportable, ser más tolerantes que la primera vez, evitan entrar en conflictos, pero tarde o temprano -casi siempre es más temprano que tarde- estalla. Y todo el intento, todas la ganas se esfuman y aparece de nuevo la tristeza. Así, una y otra vez (las excepciones confirman la regla). Pero más allá de caer en un circulo vicioso, que nada bueno trae a tu estabilidad emocional y mental, terminar y volver con tu pareja es dañino para tu salud. Lo confirman los estudios.

Las relaciones que son un cúmulo de volver y terminar son una especie de ciclo de inestabilidad en la que así como se reconcilian tienen una nueva ruptura. Y según un estudio realizado por la Universidad de Missori afirma que regresar con tu antigua pareja puede ser perjudicial para la salud. «El patrón de romper y volver con la misma persona – a lo que nos referimos como 'reciclaje de relaciones' – fue asociado con un aumento de los síntomas de depresión y ansiedad», explicó Kale Monk, el coautor del estudio y profesor universitario.

En el estudio participaron 545 personas que respondieron a una encuesta donde dieron información sobre sus niveles de ansiedad y depresión. También especificaron cuántas veces habían roto y vuelto con su pareja.

Gracias a esos datos, los investigadores se dieron cuenta de que aquellas personas que reconocían tener relaciones cíclicas tenían los niveles de ansiedad y depresión más altos que el resto. «Sabemos que las rupturas son molestas y que la angustia, hasta cierto punto, es considerada normal y temporal. Sin embargo, si se mantienen relaciones cíclicas la angustia aumenta y deja de ser temporal», añade el experto.

Y es que no solo te afecta tu salud mental, también la tristeza te baja las defensas y por lo tanto eres más propenso a enfermarte.