EL 19% de los españoles no lee las etiquetas de los alimentos

Las asociaciones de consumidores pidieron desde el principio la inclusión de otros datos como el país de origen o las gasas trans./
Las asociaciones de consumidores pidieron desde el principio la inclusión de otros datos como el país de origen o las gasas trans.

Tras el nuevo reglamento aprobado el pasado diciembre los consumidores que sí leen el nuevo etiquetado echan de menos, entre otras, una mejor visibilidad y mayor información de alérgenos

REDACCIÓNmadrid

No todo el mundo cree que con la entrada en vigor del nuevo reglamento para regular el etiquetado de los alimentos, el pasado mes de diciembre, se haya logrado lo que se pretendía: dar mayor visibilidad a las informaciones que contienen estas etiquetas y ayudar a los consumidores a tener un mejor conocimiento de los alimentos que compran y consumen.

De hecho, una de las primera reclamaciones que se produjeron por parte de diferentes asociaciones de consumidores fue la inclusión de otros datos como el país de origen o las gasas trans.

Pero, ¿qué hecha de menos el consumidor de a pie? Una encuesta llevada a cabo por IMOP y Berbés Asociados concluye que, sin contar al 19% de la población que afirma no leer las etiquetas de los productos que compra y al 28% que está de acuerdo con el vigente etiquetado, los consumidores piden una mayor visibilidad del etiquetado (14%), elección que se incrementa con el aumento de la edad. También se demanda una mayor información sobre los posibles alérgenos que contengan los productos (9%), opción citada principalmente por las personas entre 25 y 34 años.

A éstas hay que sumarles otras reclamaciones como: una mejor visibilidad de la fecha de producción y de caducidad (9%), más información sobre la composición del producto, conservantes e ingredientes (7%) y el origen del mismo (7%), como ya pidieran en su día las asociaciones de consumidores.

En menor medida, la población española ha seleccionado como aspectos a mejorar en el etiquetado más información sobre valores nutricionales (6%) y mayor claridad de los contenidos (6%). Con porcentajes más bajos han solicitado información sobre las grasas trans, sobre los transgénicos y sobre el proceso de fabricación.