Mitos y verdades sobre las varices

Mitos y verdades sobre las varices

Prevenirlas con aspirinas, operarse por motivos estéticos o pensar que es una enfermedad exclusivamente femenina son algunas de las falsas creencias

REDACCIÓNBilbao

Existen grandes mitos sobre las varices y la insuficiencia venosa: el primero, que sufrirlas es algo grave para la salud. Frente a estas y otras creencias populares, lo mejor es escuchar la opinión del médico especialista. Hay que despreocupar a la gente: es una enfermedad benigna, por lo que si se tiene controlada no hay por qué preocuparse, ha dicho el doctor Enrique Castellanos, cirujano cardiovascular de IMQ, durante la conferencia Un verano de varices, enmarcada en el ciclo de Encuentros con la Salud, celebrada en Bilbao.

Otro mito es que tomar aspirinas ayuda a su curación. Mientras que las aspirinas pueden aliviar el dolor momentáneo, pero no previenen ni mejoran la situación, asegura el experto. Y el tercer mito alrededor de esta patología es que solo afectan a las mujeres. El uso de anticonceptivos hormonales favorece la trombosis y aumenta las molestias, pero normalmente la situación mejora cuando se dejan de tomar, dice el doctor Castellanos. Pero muchos hombres también sufren insuficiencia venosa.

Consejos del experto

CÓMO PREVENIRLAS

-Usar medias de compresión.

-No llevar ropa demasiado ajustada.

-Utilizar cremas efecto frío.

-Elevar las piernas, y no estar mucho tiempo de pie o sentado.

-Hacer deporte moderado.

Lo ideal para este especialista es acudir al médico con los primeros síntomas, como sensación de piernas cansadas o hinchazón, aparición de venitas o dolor, pues cuanto antes se diagnostique y comience el tratamiento, mejor. Hay muchas personas mayores que sólo acuden a nosotros cuando ya tienen úlceras o hinchazón que les impide mover las piernas, y en estos casos ya poco se puede hacer, asegura el doctor Castellanos. Es mejor tratarlo cuando se es joven.

Operarlas no siempre es lo mejor

Pero entre los pacientes también se da el caso contrario, lo que sienten alarma y desean una operación cuanto antes. Mucha gente acude a la consulta con unas venas que apenas son perceptibles a los ojos de los demás, opina el doctor Castellanos. Se tiende a ser mucho más crítico con uno mismo y no se es objetivo y lo que parece una variz enorme puede ser imperceptible para los demás, por lo que es importante escuchar nuestras recomendaciones.

Y, cuando se habla de intervención quirúrgica, entra otro mito acerca de la enfermedad: lo mejor es operarse en verano. Falso. Es mucho mejor hacerlo en otoño o invierno, y jamás por motivos estéticos, Aunque las técnicas actuales no requieren ingreso ni lentas recuperaciones. Las técnicas que se utilizan como el láser o la radiofrecuencia inutilizan la vena en lugar de extraerla como se hacía antes, por lo que es mucho menos arriesgado, explica el doctor Castellanos.