¿De verdad es peligroso dormir junto a tu móvil o al router?

¿De verdad es peligroso dormir junto a tu móvil o al router?
Una de las primeras cosas que debemos considerar es que no todas las ondas son iguales

El aumento de dispositivos electrónicos en nuestras vidas nos hace plantearnos cómo afectan sus ondas a nuestra salud. Existen muchos tipos de ondas distintas y cada dispositivo las utiliza en medidas muy diferentes. Repasamos si realmente son nocivas para la salud y aclaramos si es peligroso dormir junto al móvil o con el router encendido.

Una de las primeras cosas que debemos considerar es que no todas las ondas son iguales. Sí, es cierto que en nuestro día a día estamos casi constantemente rodeados por ondas, pero no todas son iguales.

En la misma naturaleza hay ondas. La luz que irradia el Sol, la electricidad estática, incluso en nuestro propio organismo hay ondas. A la hora de dividirlas y examinar si son nocivas o no, las ondas se pueden clasificar según su nivel de radiación.

¿Cómo se mide la magnitud de las ondas?

Las diferentes ondas que nos rodean tienen magnitudes distintas. La frecuencia es la magnitud que mide esas ondas. Se puede medir en hercios o en revoluciones por minuto (si se miden en relación al tiempo).

Al igual que en el sistema métrico, la medida de la frecuencia de ondas se mide en megahercios, gigahercios o terahercios (según sus múltiplos).

¿Qué son las ondas? Ondas ionizantes y no ionizantes: diferencias

Las ondas se dividen en dos tipos: las ondas ionizantes y las no ionizantes.

Ondas ionizantes. Este tipo de ondas electromagnéticas tiene una frecuencia tan alta que interfiere con los átomos y los altera, arrancando sus electrones. Los elementos que componen el átomo se alteran, produciendo lo que se denomina una desintegración radiactiva.

Un ejemplo claro es el de los rayos X. Los rayos X se utilizan, entre otras cosas, para hacer radiografías del cuerpo humano. Al hacer una radiografía, tanto el paciente como el médico se protegen con ropas aislantes y la exposición es muy corta para no tener demasiado contacto con ellas. Las salas en las que se utilizan deben estar correctamente aisladas, ya que las ondas de los rayos x son ionizantes y pueden producir desintegraciones radiactivas.

Ondas no ionizantes. La radiación no ionizante es la tiene una frecuencia baja, que no es capaz de arrancar los electrones del átomo. Las ondas no ionizantes pueden ser electromagnéticas u ópticas.

Algunos ejemplos de ondas electromagnéticas son la radio, el microondas, el router o el móvil. Se denominan así porque se generan por la corriente eléctrica. El móvil o los ordenadores portátiles son uno de los ejemplos de radiación más bajos, por lo que no debería preocuparte dejar el router encendido con internet en casa. Otros ejemplos de ondas insignificantes para los humanos son las ondas de la televisión y de la radio.

Los rayos infrarrojos, la radiación ultravioleta o la propia luz visible son ejemplos de ondas no ionizantes de tipo óptico. La frecuencia más alta en las ondas no ionizantes es la de la propia luz del Sol. Los rayos ultravioletas están al límite de ser ondas ionizantes, aunque no llegan a serlo. De ahí que sea importante cuidar la piel con protecciones solares y evitar exposiciones largas al sol.

Esta es una lista de elementos que emiten ondas, ordenados de mayor a menor.

- Rayos Ultravioleta: 750 THz - 1500 THz (terahercios)

- Luz visible: 395 THz-750 THz (terahercios)

- Microondas: 300 MHz-300 GHz (megahercios - gigahercios)

- Teléfonos móviles: 450 - 2700 MHz (megahercios)

- Radio: 535 kHz -1605 kHz (kilohercios)

¿Es peligroso dormir junto a tu móvil o al router?

No. Las ondas que emiten aparatos como el móvil o el router son insignificantes para el ser humano. En la misma categoría juegan otros aparatos eléctricos, como los televisores, los ordenadores o la radio.

Hay muchos aparatos que emiten ondas electromagnéticas, pero su nivel es tan bajo que no interfiere con la salud. Si bien con los años ha aumentado notablemente el uso de aparatos que emiten ondas, sus radiaciones siguen siendo muy bajas como para tener un impacto en la salud humana.

La hipersensibilidad electromagnética

Algunas personas aseguran verse afectadas por las ondas electromagnéticas no ionizantes. Aunque estas sean inofensivas, muchos pacientes achacan algunos síntomas de mala salud a estas ondas. Los síntomas de la hipersensibilidad magnética no son homogéneos y varían dependiendo de la perona.

No está comprobada científicamente la causalidad entre estos síntomas de mala salud y las ondas no ionizantes. En las últimas décadas se han realizado muchos estudios sobre las ondas y la salud, pero no se ha podido llegar a probar que las ondas de baja frecuencia tengan efectos nocivos sobre la salud.

En definitiva, la creencia de que dormir junto al móvil o con el Wi-Fi es nocivo es en parte un mito. Ningún estudio científico ha probado la peligrosidad de estas ondas. Dormir con el teléfono móvil al lado es comparable a dormir al lado de un televisor. Si bien son aparatos que emiten ondas, están muy lejos de ser perjudiciales para la salud.