Trabajadores del sector ferroviario denuncian que el amianto «está matando a compañeros»

Los trabajadores de CAF se manifiestan en Beasain,./Asviamie
Los trabajadores de CAF se manifiestan en Beasain,. / Asviamie

Comités de empresade distintas compañías, convocados por el de CAF, se manifiestan por las calles de Beasain y de Irun

EL DIARIO VASCO

«El amianto mata». Con este grito por bandera, los trabajadores del sector ferroviario quisieron este viernes denunciar las consecuencias para la salud que supone trabajar expuestos a esa sustancia. Comités de las empresas del sector ferroviario de CAF Beasain, Irun, Zaragoza, Madrid, así como de Euskotren, Metro Barcelona, Metro Bilbao, Metro Madrid y Trenasa hicieron público un manifiesto conjunto en Beasain para alertar de los riesgos que corren quienes han desempeñado directamente su labor con este mineral, como para los que han tenido una exposición de manera indirecta.

En el texto, hecho público con motivo de la manifestación contra el amianto que el Comité de CAF Beasain llevó a cabo este viernes -hubo también otra que terminó en la plaza de San Juan de Irun- los firmantes denunciaron el «duro castigo» que el amianto ha supuesto para los operarios y su salud.

Además, destacaron que se trata de «un grave problema que deben abordar las Administraciones públicas y las empresas de este sector», porque «ya basta de no asumir responsabilidades, de silenciar, de esconder y de mirar al otro lado cuando se nos están muriendo compañeros».

Reclaman que el amianto se aborde como un problema de «salud pública»

En este sentido, instaron a las administraciones y empresas a activar «lo antes posible el Fondo de Compensación»; a realizar «listados de todas las personas que hayan podido estar en contacto con el amianto tanto directo como indirectamente»; a declarar las enfermedades de amianto «sin necesidad de ir a juicio»; a activar «la vía de la investigación médica para atajar las afecciones» y a aplicar «coeficientes reductores para la jubilación a las personas expuestas, además de adelantar la jubilación laboral de los trabajadores enfermos».

Registro de enfermedades

Asimismo, reclamaron que el amianto se aborde «como un problema de salud pública» y se elabore «un registro de enfermedades derivadas del amianto y de empresas que han trabajado con amianto». También exigieron la retirada controlada del amianto existente y la adecuada gestión de los residuos, la puesta en marcha de un programa de detección de patologías derivadas del amianto en los Servicios Públicos de Salud y que se cumplan los Planes de Vigilancia Sanitaria Específicas.

Además de las movilizaciones de Beasain e Irun, hubo manifestaciones en distintos puntos de la geografía española en las que se reclamaron a compañías y administraciones medidas como la activación y financiación de la vía de investigación médica para atajar las afecciones creadas.

.