Stop a la falsificación de las recetas privadas

La puesta en marcha en Gipuzkoa de este sistema culmina una estrategia concebida hace 9 años. /Arizmendi
La puesta en marcha en Gipuzkoa de este sistema culmina una estrategia concebida hace 9 años. / Arizmendi

Las farmacias de Gipuzkoa estrenan a nivel estatal un sistema para verificar estas prescripciones

Iker Marín
IKER MARÍN

Este martes ha comenzado a funcionar en Gipuzkoa el sistema de validación de la receta privada en soporte papel. Es el primer territorio del Estado que utiliza este nuevo modelo de gestión de las prescripciones médicas. Con esta iniciativa conjunta de los Consejos Generales de Colegios Oficiales de Médicos, Farmacéuticos, Dentistas y Podólogos se pretende garantizar la autenticidad de la receta privada, evitando así su falsificación. Entre las ventajas del sistema de validación puesto en marcha destaca el refuerzo del carácter oficial y sanitario de la receta privada, la imposibilidad de la dispensación repetida de medicamentos empleando la misma receta, una mayor defensa frente a posibles actividades abusivas o fraudulentas, así como ofrecer una mayor seguridad a los pacientes. Esta validación se realiza desde este martes a través de lectores instalados en las boticas guipuzcoanas. «Garantizamos de esta manera que la receta privada entregada en las farmacias es auténtica, no duplicada y que ha sido emitida por un prescriptor habilitado», han destacado este martes por la mañana los responsables de los Consejos Generales de los Colegios sanitarios que se han dado cita en el Colegio Oficial de Médicos de Gipuzkoa.

La puesta en marcha en Gipuzkoa de este sistema culmina una estrategia concebida hace 9 años por el Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM) «en beneficio de la seguridad del paciente» y es un «reflejo del compromiso social de la organización y ejemplo de la necesaria acción colaborativa entre las profesiones sanitarias». Para el presidente del GCOM, Serafín Romero, «estamos escenificando un ejemplo claro de la necesidad de un control universal del ejercicio profesional por parte de las profesiones, como garantía inequívoca de una asistencia de calidad, para los pacientes en particular y los ciudadanos en general». Con este proyecto se vuelve a poner de manifiesto, han destacado en rueda de prensa, «la capacidad tecnológica e innovadora de la profesión Farmacéutica». La validación de las recetas privadas será posible y se llevará a cabo a través de la plataforma tecnológica Nodofarma de la Organización Farmacéutica Colegial. Una plataforma que permite a las oficinas de farmacia de todo el Estado conectarse a los repositorios de los Consejos Generales de Prescriptores y acceder a la plataforma de validación de la prescripción para comprobar los Códigos de Verificación Electrónica de las recetas privadas. «Desde las corporaciones colegiales estamos liderando, proyecto a proyecto, y con paso firme, la digitalización de la prestación farmacéutica», ha afirmado Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Garantía para los ciudadanos

Para Francisco José García, vicepresidente del Consejo General de Dentistas, «este proyecto es muy importante para la sociedad en general y los pacientes en particular, ya que con este sistema se les otorga plena garantía respecto a los medicamentos y productos sanitarios que les son prescritos por los profesionales». En este sentido, ha recordado que desde que en 2013 se puso en marcha la Plataforma única de prescripción elaborada por la OMC, los dentistas han adquirido más de 20 millones de recetas en papel, lo que evidencia el éxito de esta acción colaborativa en la que, hasta ahora, solo quedaba pendiente la validación de los farmacéuticos para completar la seguridad y trazabilidad. «No debemos olvidar que uno de los objetivos de la receta es evitar el intrusismo profesional, que lamentablemente cuenta con numerosos casos en el ámbito odontológico, poniendo en serio riesgo la salud de los ciudadanos», ha matizado. Por último, Rafael Navarro, secretario general del Consejo General de Colegios de Podólogos, ha explicado que «es fundamental colaborar en esta iniciativa junto a médicos, odontólogos y farmacéuticos, ya que la sociedad debe saber que los profesionales de la Podología pueden prescribir medicamentos, así como diagnosticar, tratar e incluso operar, sin que el paciente nos sea derivado por ningún otro profesional sanitario». Navarro ha aprovechado para alertar sobre el uso sin una receta del podólogo de las pomadas con corticoides y antiinflamatorios o las antibióticas, que están creando resistencia: «No sirve tenerlas en casa desde que fuimos a la farmacia y automedicarnos sin nuevo diagnóstico».