Los sindicatos exigen que médicos de fuera de Euskadi controlen las OPE de Osakidetza

El Ararteko, Manuel Lezertua, recibió ayer a dos representantes de ELA, Igor Eizagirre y Esther Saavedra (a la izquierda). /DV
El Ararteko, Manuel Lezertua, recibió ayer a dos representantes de ELA, Igor Eizagirre y Esther Saavedra (a la izquierda). / DV

Las centrales abogan por esta fórmula para lograr la «máxima garantía de limpieza» en los exámenes que quedan para cubrir 26 plazas

MARÍA JOSÉ CARRERO

Con la reanudación del curso político, la polémica OPE de Osakidetza por la supuesta filtración de exámenes vuelve a la agenda diaria. Representantes de los tres sindicatos que pactaron la megaoposición -el de enfermería (SATSE), el de médicos (SME) y UGT- se reunieron ayer con los responsables de Recursos Humanos del Servicio Vasco de Salud. En este nuevo encuentro de la comisión de seguimiento, los sindicalistas exigieron facultativos de fuera de Euskadi para confeccionar los exámenes de las 26 plazas que aún no se ha realizado.

Del total de puestos, 22 corresponden a categorías médicas muy específicas, como puede ser un internista especializado en enfermedades autoinmunes o un cirujano digestivo dedicado a trasplantes hepáticos. A día de hoy, aún no se han dado a conocer las fechas de las pruebas para cubrir estos destinos, además de otros dos de biólogo, pero Osakidetza baraja que sean en diciembre. Es decir, coincidirían con las tres oposiciones que hay que repetir debido a que existen evidencias de filtración: las pruebas completas de Anestesia y Angiología y Cirugía Vascular, y el ejercicio práctico de Cardiología.

En la reunión de ayer, los sindicatos demandaron que el Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP), encargado de poner los exámenes, recurra a médicos de otras comunidades para impedir que haya filtraciones. Pese a que el 'escándalo' de la filtración no afecta a la oposición para enfermeros, el secretario general de SATSE, José Antonio de Leniz, defiende que se recurra a profesionales «de fuera» para tener «la máxima garantía del proceso. Como firmantes de la OPE, queremos las máximas garantías de limpieza del proceso».

Los responsables de Osakidetza explicaron a los representantes sindicales que estas convocatorias tan específicas constarán de dos exámenes. El segundo consistirá en cinco ejercicios o casos prácticos y que el sistema de corrección será con criterios «totalmente objetivos», de modo que no exista posibilidad alguna de subjetividad.

Nuevos tribunales

Los representantes de los otros dos sindicatos que integran la comisión de seguimiento de la OPE comparten este planteamiento. Ana Vázquez, de UGT, defiende que se recurra a «profesionales externos porque es cuestión de higiene en el procedimiento. Es algo que debería tenerse en cuenta desde el minuto cero en que se convoca una oposición». Vazquez reclamó expertos jenos a Osakidetza tanto para las 24 plazas sin convocar aún, como para las oposiciones que hay que repetir.

La responsable de Sanidad de UGT también demandó «el cambio de tribunales para los exámenes que hay que volver a hacer. No puede ser que un tribunal bajo sospecha de filtración sea el mismo de la segunda convocatoria». Ana Vázquez consideró «indispensable» renovarlo después de lamentar que «un número importante de opositores se vean abocados a repetir las pruebas, con todo el esfuerzo personal que ello supone. Por tanto, es obligado activar mecanismos que garanticen la rigurosidad en los procesos de selección que se lleven a cabo a partir de ahora en Osakidetza». Esta demanda, sin embargo, no parece fácil de cumplir para las pruebas que hay que repetir porque los tribunales ya están nombrados, con lo que, salvo renuncia de sus miembros, es inviable cambiarlos.

En la reunión de ayer, los responsables de la Sanidad vasca eludieron comunicar a los sindicatos si han confirmado el fraude en otras disciplinas de las que la propia Osakidetza tiene sospechas: Traumatología, Aparato Digestivo, Medicina Intensiva y Urología.

La consejería que dirige Jon Darpón espera tener resueltos en unos días los expedientes informativos abiertos por su departamento para estudiar lo ocurrido en cada una de las pruebas. Una vez que esté concluido el informe definitivo, elaborado con los resultados del análisis psicométrico encargado a especialistas de la Universidad de Oviedo, decidirá si es preciso anular más exámenes.

 

Fotos

Vídeos