Las primeras pruebas de detección de cáncer de cérvix comienzan el día 28

El consejero Darpón y el lehendakari Urkullu, en la visita que ha servido para presentar el programa./A. Salegi
El consejero Darpón y el lehendakari Urkullu, en la visita que ha servido para presentar el programa. / A. Salegi

Las mujeres de entre 25 y 29 años del Bajo Deba estrenarán la fase inicial de una prueba que estará implantada en toda Euskadi en 2023

Iker Marín
IKER MARÍN

El jueves 28 de junio comenzarán a realizarse las primeras pruebas de cribado de cáncer de cérvix (también llamado cáncer de cuello de útero) en Euskadi. Empezarán a hacerse en Gipuzkoa, concretamente en la comarca del Bajo Deba (Debabarrena, según las demarcaciones del Departamento de Salud). Este programa piloto, -«una de las principales medidas sanitarias de esta legislatura», según subrayan en el Departamento de Salud-, está dirigido en esta primera cita a las mujeres de entre 25 y 29 años de los pueblos integrados en la OSI Debabarrena, que comprende los municipios de Mallabia, Ermua, Eibar, Elgoibar, Mutriku, Soraluze, Mendaro y Deba. Todas ellas, cerca de 25.000 vecinas, han recibido las invitaciones con la cita para que acudan a la matrona de su Centro de Salud a realizar una «sencilla prueba», consistente en una citología.

Tras su puesta en marcha en Gipuzkoa, el Departamento de Salud pretende que en el último trimestre de 2018 la prueba se extienda a la OSI Araba y se vaya implantando a lo largo del año que viene por franjas de edad en toda la CAV. El programa con el que se pretende reducir los casos de cáncer de cuello de útero estará completamente establecido para el año 2023 en los tres territorios vascos, invitando a participar a todas las mujeres de entre 25 y 65 años. Este plan se suma a los dos programas de detección precoz que lleva a cabo Osakidetza con altas tasas de participación, como son el de cribado de cáncer colorrectal y el de cáncer de mama.

Este proyecto de cribado poblacional de cáncer de cérvix ha sido presentado este lunes en el Centro de Salud de Deba por el lehendakari Iñigo Urkullu y el consejero de Salud Jon Darpón. «Quiero animar a todas las mujeres a participar en este programa de detección», ha hecho hincapié el lehendakari. «La razón es clara. La vacuna de Virus del Papilona Humano (VPH) y este programa son las principales herramientas de prevención con las que contamos para hacer frente al cáncer de cuello de útero», ha dicho. En la actualidad, el cribado de cérvix se viene realizando en Euskadi en función del modo 'oportunista', es decir, se aprovecha que la paciente acude a la consulta para realizar la prueba. Esta fórmula, sin embargo, no alcanza una cobertura adecuada y penaliza a las mujeres que no acuden a la consulta, principalmente a las de más edad o las que tienen «niveles de estudios más bajos» y por lo tanto, «menor calidad de información», señalan. Se calcula que el 16% de mujeres de entre 50 y 64 años no se ha hecho nunca la citada prueba.

¿En qué consiste la prueba?

El cribado de cáncer de cérvix se trata de una única recogida de muestra que se deposita en un medio líquido y que gracias al innovador laboratorio con el que contamos, nos permite realizar los dos determinaciones: el análisis de las células (citología) y el análisis de la presencia de virus de VPH de alto riesgo.

Con la implantación del cribado poblacional, Osakidetza asegura el control de calidad de las pruebas, «establecer circuitos propios de derivación y seguimiento en el caso de que se detecten células anormales o presencia del VPH, utilizar los sistemas de rellamada y respetar el intervalo de aplicación de la prueba». El laboratorio central al que se enviarán todas las pruebas será el que está ubicado en el Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Donostia.

Los datos

Cribado:
Para todas las mujeres de entre 25 y 65 años. Entre los 25-34 años: citología cada 3 años. Entre los 35-65: detección VPH cada 5.
75 casos al año:
Es un cáncer que no tiene una alta incidencia en Euskadi pero se quiere aumentar el número de pruebas.
Implantación:
El primer año, mujeres de 25-29 años; el segundo: 30-34; el tercero: 35-44; el cuarto: 45-54 y el quinto: 55-65.

Temas

Cáncer

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos