Seis pasos para quedarte dormido en 2 minutos

Seis pasos para quedarte dormido en 2 minutos

Esta técnica utilizada por los militares de Estados Unidos promete ser la solución a tus problemas de insomnio. ¿Te atreves a probarla? No tienes nada que perder.

La falta de sueño es uno de los problemas más extendidos en todo el mundo. Hay muchas técnicas que pueden ayudarte a conciliar el sueño, muchos productos naturales o incluso, alimentos que pueden hacer esta situación más fácil de llevar.

En España, una de cada tres personas sufren algún trastorno relacionado con el sueño y el más frecuente es el insomnio. Por eso, cuando llegó a nuestros oídos que había un método con el que se podía conciliar el sueño en dos minutos, no dimos crédito. Se trata de una técnica estadounidense que se ha vuelto viral. Tiene seis pasos y se describe en el libro 'Relax and Win: Championship Performance' de Lloyd Bud Winter. Según la publicación, la escuela de pilotos del Ejército de EE.UU desarrolló unas premisas para que los pilotos pudieran descansar por la noche.

Tras seis semanas de práctica, el 96% de los pilotos que la llevaban a cabo antes de irse a dormir consiguieron resultados, por lo que esta dinámica es un pequeño precio a pagar cuando hablamos de problemas de sueño. Ahí van los seis pasos que pueden cambiarte la vida.

1. En primer lugar, siéntate al borde de la cama y la luz de la mesita de noche encendida.

2. Ahora toca relajar los músculos de la cara a través de unos ejercicios. Sonríe, estira los músculos faciales todo lo que puedas y después vuelve a la posición inicial. Repítelo varias veces.

3. Después de realizar estos ejercicios, relaja y estira los brazos como si algo estuviera estirando de ti desde abajo.

4. Tras esto, respira profundamente y concéntrate en ello. Relaja los músculos de las piernas hasta que te tumbes mientras te focalizas en el sonido del aire.

5. Una vez que hayas conseguido que tu cuerpo entero esté en un estado de relajación, pon la mente en blanco durante diez segundos. Y deja que cualquier pensamiento vaya a tu cabeza, pero no le des vueltas.

6. Ahora, imagina dos situaciones: la primera, que estás tumbado en una canoa en mitad de un lago mientras miras el cielo azul y la segunda, que estás en una hamaca que se mece lentamente.

Tras estos seis pasos, deberíamos de caer dormidos con muchísima facilidad.