La razón por la que el queso es un alimento adictivo

queso adictivo

¿Le echarías queso a cualquier plato? No solo es por lo rico que está, que también, sino por uno de sus componentes tiene algún «efecto negativo» que hace que a muchos les cueste decir no a este alimento. Este es el motivo

E. SAÉZ

El queso es uno de los alimentos más apetecibles y atractivos. Solo en 2018, en España se consumieron más de 345 millones de kilos, unos 7,38 de media por persona, según datos de la Organización Interprofesional Láctica (INLAC). Pero podríamos decir que este alimentos tiene algunos «efectos negatvos» en uno de sus componentes que hacen que sea muy adictivo. Te contamos por qué.

Manchego, mozzarella, brie, parmesano, roquefort, feta… El queso es muy variado y ofrece posibilidades tanto a aquellos que prefieren sabores más suaves como a los que prefieren los fuertes. Por eso, si alguna vez te has preguntado por qué te resulta imprescindible este alimento, es probable que hayas deducido que es por su sabor. O, tal vez, por su protagonismo en algunas de los platos más deseados: pizza, pasta, salsas, hamburguesas o postres. Desde luego todo eso tiene algo que ver y, de hecho, según este estudio, existe evidencia de que los alimentos más procesados están mucho más relacionados con la adicción alimentaria.

Sin embargo, esta no es la principal razón por la que el queso sea uno de los alimentos más adictivos. Al parecer, la culpable de esto es una proteína llamada caseína. Según los expertos, esta proteína presente en el queso libera casomorfina durante la digestión, una sustancia, también presente en la leche materna, que es estructuralmente similar a las endorfinas y genera sensación de bienestar. También está relacionada con el control del dolor y la recompensa.

¿Y por qué es más adictivo el queso que la leche? Fácil: para hacer un kilo de queso se necesitan, aproximadamente, 10 litros de leche por lo que la concentración de caseína es mucho mayor. Esta «adicción» se agudiza si el queso está altamente procesado.

Entonces, ¿el queso es bueno o malo?

Es posible que te estés preguntando si sabiendo que es adictivo, se trata de un alimento saludable o no. En este sentido, lo más importante es elegir un buen queso y evitar el consumo de aquellos que sean ultraprocesados e incluyan ingredientes de mala calidad. Fíjate en que contenga leche, sal, fermentos lácticos y cuajo. De esta forma, lo mejor es que descartes aquellos que contengan aceites refinados, colorantes u otros aditivos.

Por supuesto, también es importante la cantidad de queso que se consuma. Se trata de un alimento calórico y rico en grasas, especialmente en sus versiones curadas, por lo que es recomendable adaptar las cantidades a las necesidades de cada persona y no abusar. Las especialistas en alimentación y nutrición, Elena Pérez y María Hernández Alcalá de Futurlife21, recomiendan apostar por los quesos y otros lácteos menos grasos como el de burgos para la alimentación diaria y los más grasos para un consumo más ocasional, unas dos o tres veces por semana. Todo ello, siempre en las proporciones adecuadas.