Los médicos desaconsejan la toma de analgésicos al acostarse para evitar la resaca del día después

Un bote de pastillas junto a una copa de alcohol. /
Un bote de pastillas junto a una copa de alcohol.

Un buen caldo de verduras y la toma de abundante líquido durante los días siguientes constituyen la mejor terapia posible

La toma de cualquier pastillazo antes de acostarse -ibuprofeno, aspirina, lo que sea- para evitar la resaca del día siguiente es una mala idea. Téngalo en cuenta estas fiestas. La mezcla de medicamentos y alcohol supone un grave error, que lejos de amortiguar el malestar típico de la mañana -o los días, según la edad-, posterior a una juerga puede llegar incluso a multiplicarlo. Algunas bebidas alcohólicas, y especialmente el vino y la cerveza, contienen una sustancia llamada tiramina, que se produce de forma natural y que combinada con medicamentos favorece la aparición de vómitos, náuseas y malestar general. «El grado de malestar depende de la tolerancia al alcohol de cada uno, pero sin duda, la mejor manera de evitar la resaca es no beber o hacerlo con la máxima moderación», recuerda el especialista Fidel Fuentes, jefe de los servicios de Urgencias de la red de clínicas IMQ.

La medicina popular, que poco tiene de medicina con ese adjetivo, atribuye propiedades antirresaca a determinadas acciones antes de acostarse. Una de las ideas más extendidas es que si uno se toma un analgésico antes de dormir se despertará con muchísimo menos malestar. Es tan falso como creer que dormir sin almohada hace algo, salvo que a uno le genere cierto efecto placebo. No hay ningún estudio científico que demuestre que estas medidas ayudan a combatir los efectos que produce en el organismo la metabolización del exceso de alcohol en la sangre.

«La lógica dice que lo más efectivo, aparte de no beber, es refrescar el organismo con líquidos para ayudarle a absorber cuanto antes el excedente alcohólico», argumenta la jefa de Endocrinología del hospital de Cruces, Sonia Gaztambide. El mejor refresco existente es el agua, pero un buen caldo de verduras contribuirá a la mejor eliminación de los restos tóxicos del organismo.