La mayoría de los menús escolares no respeta las cantidades recomendadas de los grupos de alimentos

La mayoría de los menús escolares no respeta las cantidades recomendadas de los grupos de alimentos

Más de la mitad de los colegios sirven demasiados hidratos de carbono y carne, mientras que escasean las legumbres, los huevos, el pescado azul y la fruta, según la OCU

EUROPA PRESSMadrid

La mayoría de los menús que se ofrecen en los colegios no respeta las cantidades recomendadas de los distintos grupos de alimentos, ya que más de la mitad de los colegios sirven demasiados hidratos de carbono y carne, mientras que escasean las legumbres, los huevos, el pescado azul y la fruta, según ha comprobado la Organización de Consumidores (OCU).

La OCU ha obtenido estos datos mediante una encuesta entre padres de alumnos que comen en el colegio para conocer cómo son los menús escolares. Para valorarlo, han tomado como referencia las recomendaciones de la estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) emitidas por el Sistema Nacional de Salud en cuanto a número de raciones semanales de cada tipo de alimento.

Según ha podido comprobar OCU a través de este estudio, actualmente más de la mitad de los colegios sirven demasiados hidratos de carbono (arroz, pasta, patatas). Los centros privados son los únicos que presentan unas medias acordes con las recomendaciones, mientras los concertados son los que más se exceden, especialmente con la pasta y las patatas.

Sin embargo, las legumbres escasean en todos los casos, y el pan integral está ausente en el 70 % de los centros. Por su parte, la media de raciones de verdura (2,79 a la semana) se ajusta a lo recomendado. No obstante, esta se presenta en el 30 % de los casos en puré y en el 50 % como ensaladas de guarnición.

Si se tienen en cuenta de forma conjunta la carne y los embutidos, dos terceras partes de los colegios sirven a los niños un exceso de carne. Según OCU, los huevos, que deberían de servirse al menos una vez por semana, son escasos y parecen haber sido sustituidos por los embutidos en muchos casos.

El consumo de pescado, en cambio, es adecuado en la mayoría de los centros, sobre todo en los públicos (72% cumple la recomendación), aunque predomina el blanco sobre el azul, que supone únicamente un 18 %.

Los platos precocinados (croquetas, flamenquines y empanadillas), por su parte, deben estar presentes en los menús de forma ocasional, como máximo dos veces al mes. Así, se ha comprobado que un 59 % de los colegios se ajustan a estas cantidades (el 70% en el caso de los privados). También las frituras, que pueden servirse una vez a la semana, están en la media en este estudio.

Falta de fruta

Además, a pesar de que lo ideal es que se ofrezca fruta como postre a los niños al menos cinco veces por semana, dos de cada tres colegios se quedan por debajo de esta cantidad, con 3,5 raciones de media. Según la OCU, la fruta en almíbar es infrecuente y los postres lácteos (a menudo yogures azucarados) se toman dos veces en más de la mitad de los colegios, cuando lo recomendable es que se sirvan solo una vez.

A pesar de esto, el estudio refleja que los menús escolares han mejorado con respecto a 2006, cuando la OCU realizó otro análisis similar, ya que ahora se incluye más pescado, huevos y fruta y menos fritura y postres lácteos azucarados que entonces.

Además, los padres que han participado en el análisis afirman que tienen una opinión favorable de la calidad y el equilibrio de los menús. El 37 % opina que la variedad de alimentos que se les sirve a sus hijos es adecuada y solo el 12 % de ellos les da mala nota.

Más información