Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Prevenir está en tu mano

Recomendado. Estornudar o toser en la parte interna del codo es mejor, desde el punto de vista de la salud pública, que en la mano, porque a través de esta se van propagando virus y bacterias a otras personas y objetos./R. C.
Recomendado. Estornudar o toser en la parte interna del codo es mejor, desde el punto de vista de la salud pública, que en la mano, porque a través de esta se van propagando virus y bacterias a otras personas y objetos. / R. C.

El saludo más habitual es una vía de contagio de enfermedades. Algunos hospitales americanos establecen ya zonas libres del apretón de manos. «Lavárselas es la forma más barata y eficaz de prevenir infecciones», recuerdan los expertos

INÉS GALLASTEGUI

En la cultura occidental, rechazar una mano tendida es una grave descortesía. Sin embargo, este saludo formal que hunde sus raíces en la Edad Media, cuando los caballeros extendían la diestra para mostrar que no iban a desenfundar la espada, quizá tenga los días contados. Nuestras extremidades superiores han demostrado ser la principal vía de transmisión de un montón de enfermedades, tanto por contacto directo como indirecto, a través de las superficies que tocamos con ellas, hasta el punto de que en algunos hospitales americanos el tradicional apretón está proscrito. Por si fuera poco, con este gesto bienintencionado también podemos esparcir material biológico con nuestro ADN que podría acabar -con un poco de mala suerte- en un arma homicida.