Terapias virtuales con sello español para mejorar la rehabilitación cerebral

La investigación se ha desarrollado desde la UPM./
La investigación se ha desarrollado desde la UPM.

Una investigación dirigida por la Universidad Politécnica de Madrid utiliza nuevos contenidos virtuales para tratar a pacientes con daño cerebral adquirido

DANIEL CABORNEROMadrid

Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha desarrollado un trabajo con el que utilizar contenidos virtuales para mejorar las terapias de rehabilitación de los pacientes afectados por un daño cerebral adquirido (o DCA), y persiguiendo así la personalización del tratamiento y la monitorización hacia estos enfermos.

La investigación se ha realizado al alimón entre el Grupo de Bioingeniería y Telemedicina (GBT), el Centro de Tecnología Biomédica (CTB) y el Departamento de Tecnología Fotónica y Bioingeniería (TFB). Para sus avances, estas tres instituciones universitarias han contado con la ayuda del Hospital Institut Guttmann de Barcelona.

"La personalización de las terapias es fundamental para conseguir mejores resultados en los pacientes con este daño y en los que la recuperación debe prolongarse muchas veces más allá del ámbito hospitalario", ha comentado Julio Ontiveros, doctorando de la UPM y coautor del estudio bajo la dirección del catedrático Enrique J. Gómez Aguilera.

"Nuestra investigación se centró en este campo y en el diseño de procedimientos de rehabilitación más monitorizados e intensivos, aplicando nuevos dispositivos de monitorización e interacción con contenidos virtuales. El objetivo último es reincorporar de una manera más rápida y efectiva a las personas dentro de un estilo de vida lo más independiente posible", ha añadido Ontiveros.

La UPM ha recordado en su web que el DCA es la causa principal de incapacidad y pérdida de habilidades que van desde la pérdida de balance, deficiencia en atención y concentración, dolor, debilidad y parálisis. En España viven 420.000 personas con daño cerebral adquirido; el 78% de los casos tuvieron su origen en un ictus y el 22% restante en traumatismos craneoencefálicos.

"A causa de su discapacidad, los afectados con DCA son incapaces de realizar de manera independiente actividades del día a día como ducharse, vestirse, comer, conducir, ordenar la casa, cocina y utilizar el sanitario", ha indicado la universidad en su página 'on-line'. De ahí la importancia de incorporar rápidamente a su recuperación las terapias de rehabilitación, especialmente de manos y brazos, quedando estos con debilidad en un 66% de los casos.

Desde el grupo investigador han elogiado al Hospital Institut Guttmann: "Tratamos de integrar nuestros dispositivos a su día a día. Ellos validaron su inclusión en la rutina hospitalaria e incluso la posibilidad de continuar con las tareas de rehabilitación en sus hogares mediante estos dispositivos". A la hora de crear dispositivos para actuar entre entornos virtuales, la disociación de dedos y la coordinación bimanual fueron las dos actividades analizadas por su importancia a la hora de recuperar movilidad.

Alto grado de satisfacción

Tras probarse en pacientes "con un alto grado de satisfacción general", se ha demostrado que su actividad de coordinación bimanual presentaba una menor comprensión en comparación con la de disociación de dedos. Y en ambos casos los pacientes se sentían seguros utilizándolos, e incluso afirmaban que los incluirían como parte de sus terapias tanto en clínicas como en casa.

"Las ventajas en comparación a otros trabajos basados en dispositivos comerciales como mandos para videojuegos como el Kinect o el WiiMote, es la precisión que provee el hecho de desarrollar específicamente los dispositivos para temas de rehabilitación, así como la facilidad de interacción para los pacientes con las tareas terapéuticas", han aseverado los expertos de la Universidad Politécnica.

"Esto evita frustración innecesaria y permite la adquisición suficiente de datos que no siempre se consigue con sistemas adaptados para la rehabilitación, además de que los dispositivos desarrollados se mantienen como 'low-cost'", ha precisado Ontiveros, quien además ha reiterado que el siguiente paso en sus indagaciones será incluir ambas actividades en una primera fase piloto y dentro de las terapias habituales de recuperación.

Así, los trabajos futuros incluirían nuevas actividades que cubrieran necesidades específicas de cada actividad de rehabilitación. Además, se pretende aumentar el número de pacientes que participasen en la evaluación clínica. "El reto final es conseguir procedimientos de rehabilitación personalizados, monitorizados e intensivos para pacientes con DCA y es en esa línea en la que seguiremos investigando", ha concluido Ontiveros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos