La hora del día, crucial para el control exacto de las enfermedades

Una enfermera sujeta una muestra de sangre /
Una enfermera sujeta una muestra de sangre

Los biomarcadores metabólicos cambian notablemente dependiendo de si uno tiene hambre o sueño, lo que puede ser clave a la hora de detectar el cáncer o dolencias cardiacas

EUROPA PRESS MADRID

Un nuevo estudio publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' ha detectado que la hora del día y la falta de sueño tienen un efecto significativo en nuestro metabolismo. El hallazgo puede ser crucial cuando se busca el mejor momento del día para detectar enfermedades como el cáncer y las enfermedades del corazón y para la administración de medicamentos con eficacia.

Investigadores de la Universidad de Surrey y el Instituto de Investigación del Cáncer, en Londres, ambas instituciones en Reino Unido, estudiaron los vínculos entre la privación del sueño, la alteración del reloj corporal y el metabolismo, y descubrieron una clara variación en el metabolismo según la hora del día. Voluntarios varones sanos se sometieron a un ambiente donde se controló la luz, el sueño, las comidas y la postura.

Los científicos recogieron muestras de sangre cada dos horas para ver cómo los biomarcadores metabólicos cambian durante el día. Durante las primeras 24 horas, los participantes experimentaron un ciclo normal de vigilia/sueño; seguido de 24 horas de vigilia con la finalidad de investigar el efecto de la privación del sueño en los ritmos metabólicos

Los resultados mostraron que los procesos metabólicos aumentaron significativamente durante la privación de sueño. En concreto, se detectaron 27 metabolitos, incluyendo la serotonina, en niveles más altos en los periodos de privación del sueño en comparación con los niveles durante el tiempo de sueño.

La autora principal, la profesora Debra Skene, de la Universidad de Surrey, explica: "Nuestros resultados muestran que si queremos desarrollar una prueba de diagnóstico para una enfermedad, es imprescindible tener en cuenta la hora del día en la toma de muestras de sangre, ya que pose un efecto significativo sobre el metabolismo. Esto también es clave para la administración de medicamentos y determinar cuándo van a resultar más eficades".

Y sigue: "Por supuesto, esto tendrá que tenerse en cuenta caso por caso, ya que muchas personas, como los trabajadores por turnos, necesitarán un ciclo y tiempos de sueño/vigilia diferentes para la adaptación a sus relojes biológicos". Los autores del estudio realizaron mediciones precisas de un gran número de metabolitos, ya que variaron según la hora del día y en diferentes patrones de sueño.

"Es probable que nuestros hallazgos sean importantes para interpretar los resultados de los análisis de sangre y para entender por qué algunas personas responden de manera diferente a los medicamentos. Igualmente, se establecen puntos de referencia para futuros estudios que buscan la conexión entre los procesos como el cáncer y las enfermedades metabólicas", añade Florecene Raynaud, líder del grupo en el Instituto de Investigación del Cáncer.