Las bacterias intestinales podrían causar resistencia a la insulina

Las bacterias intestinales podrían causar resistencia a la insulina

El descubrimiento podría mejorar los tratamientos para los pacientes con obesidad mórbida y diabetes tipo 2

REDACCIÓNalicante

El 90% de los pacientes con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso y, cuando llega a obesidad mórbida, se complica el manejo de la diabetes tipo 2, aumenta la resistencia a la insulina y la intolerancia de la glucosa, lo que hace que el tratamiento farmacológico sea menos eficaz. Ahora se acaba de descubrir que el paso a la sangre de ADN de bacterias intestinales podría ser el causante de la resistencia y la inflamación que se observa en pacientes con obesidad mórbida, según una investigación realizada en el Hospital General Universitario de Alicante y publicado en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. La presencia de bacterias en sangre podría provocar y mantener una respuesta inflamatoria en estos pacientes, respuesta que se perdería la perder peso después del ayuno o la cirugía bariátrica", asegura el doctor Félix Lluís, miembro del equipo de investigación.

Para llevar a cabo el estudio, se hizo que 58 hombres y mujeres con obesidad mórbida ingirieran menos calorías de las habituales para cubrir sus necesidades diarias, y se les practicó una cirugía bariátrica. Como se tomaron muestras de sangre al iniciar el ayuno, inmediatamente antes de la cirugía, y a los 3, 6 y 12 meses después de la misma, se pudo comparar la concentración de moléculas en sangre que favorecen la inflamación y la presencia de fragmentos de ADN bacteriano de origen intestinal. El resultado arrojó que existió paso de fragmentos de ADN bacteriano a sangre en 32,8% de pacientes al inicio del ayuno, en 13,8% inmediatamente antes de la cirugía, y en 13,8%, 1,8% y 5,2% a los 3, 6 y 12 meses después de la cirugía.

"Los estudios estadísticos llevados a cabo pusieron de relieve que la translocación de fragmentos de ADN bacteriano de origen intestinal es el único factor responsable de la respuesta inflamatoria mantenida y de la resistencia a la insulina, aún a pesar de la pérdida de peso", explica el investigador Sergio Ortiz, otro de los autores.

Como conclusión se determinó que el 30% de pacientes con obesidad mórbida tiene fragmentos de ADN bacteriano de origen intestinal circulando en sangre, mientras que la respuesta inflamatoria sistémica desaparece con la pérdida de peso, pero persiste elevada en pacientes con presencia de fragmentos de ADN bacteriano de origen intestinal en sangre. Por último, la diabetes mejora con la pérdida de peso, pero la resistencia a la insulina persiste elevada en pacientes con paso a sangre de fragmentos de ADN bacteriano de origen intestinal.

"Estos datos abren la puerta a modular la respuesta inflamatoria y la resistencia a la insulina en pacientes obesos mediante la modificación de la flora intestinal y la prevención del paso de ADN bacteriano de origen intestinal a sangre", apunta Pedro Zapater, otro de los autores de la investigación.