Una investigación busca mitigar el dolor tras la amputación

Una investigación busca mitigar el dolor tras la amputación

Los tratamientos actuales no mejoran las molestias para el “dolor del miembro fantasma”. Un proyecto europeo en la que participan doce centros internacionales busca una solución a este problema

REDACCIÓNbarcelona

¿Cuáles son los mecanismos que provocan, en los pacientes que han sufrido una amputación, una sensación de dolor que se percibe justamente en el miembro que ya no tiene? Es una de las interrogantes que el proyecto Epione (Natural sensory feedback for phantom limb pain modulation and therapy) quiere responder, desarrollando dispositivos capaces de proporcionar estímulos sensitivos desde los nervios de la extremidad amputada hacia las zonas del cerebro relacionadas con ella.

Hasta ahora no existe una solución efectiva para el dolor del miembro fantasma, pero los investigadores del consorcio de 12 centros de investigación que participan en este estudio, dirigidos desde la Universidad de Aalborg (Dinamarca), han observado recientemente que uno de los posibles mecanismos podría ser la reorganización del córtex, el área del cerebro relacionada con el control de las extremidades. Al dejar de recibir estímulos del miembro amputado, el área del córtex correspondiente es invadida por las áreas adyacentes y aparece el dolor, según los investigadores.

La terapia podría consistir en proporcionar estímulos que sustituyan a los que ya no puede enviar el miembro amputado hacia el cerebro puede ser una buena estrategia para mitigar el dolor.

Por España participa el grupo de la Universidad Autónoma de Barcelona, dirigido por el investigador Xavier Navarro, especializado en el desarrollo de neuroprótesis en el Instituto de Neurociencias. Su misión, dentro del consorcio, es elaborar un conjunto de cuestionarios y herramientas de evaluación que permitan la comparación de los resultados obtenidos en los diferentes centros.

Además apoyarán el análisis de los datos que se obtengan en las intervenciones; y realizará estudios experimentales para la mejora de los elementos técnicos necesarios para realizar las intervenciones para la estimulación selectiva de los nervios. Con la UAB colabora el Instituto Guttmann de Neurorehabilitación, donde la doctora Dolores Soler es especialista en el tratamiento del dolor neuropático tras lesiones del sistema nervioso.