Descubren una proteína que aumenta un 20% la supervivencia al cáncer de páncreas

EFE BARCELONA.

Investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) han identificado una nueva proteína, la Galectina-1, que frena el cáncer de páncreas y aumenta un 20% su supervivencia. Según informó el IMIM, los investigadores han verificado por primera vez los efectos de la inhibición de esta proteína en ratones que padecen este tipo de cáncer y han comprobado dichos resultados. Hasta ahora, las estrategias para tratar este tumor iban dirigidas a atacar las células tumorales y tenían muy poco éxito. Los últimos estudios apuntan que intentar destruir lo que rodea el tumor puede ser una estrategia mejor.

«Nuestra aportación va en esta dirección, ya que reducir la Galectina-1 afecta sobre todo al sistema inmunológico y a las células y estructura que rodea las células tumorales, lo que se denomina estroma, por lo que la Galectina-1 tiene un gran potencial», explicó la doctora Pilar Navarro, coordinadora del grupo de investigación en mecanismos moleculares de tumorigénesis del IMIM y directora del trabajo. «Se ha visto además que la eliminación de la Galectina-1 en ratones no tiene efectos perjudiciales, por lo que podría tratarse de una diana terapéutica segura y sin efectos adversos», añadió la investigadora Neus Martínez.

El cáncer de páncreas es uno de los tumores con peor pronóstico que existe, con una supervivencia a los cinco años del diagnóstico inferior al 2%. Aunque no es un tumor muy frecuente, es la cuarta causa de muerte por cáncer en los países desarrollados porque a menudo se diagnostica demasiado tarde, cuando el tumor ya ha desarrollado metástasis y por la ineficacia de los tratamientos actuales. En España se diagnostican cada año unos 4.000 casos de este tipo de cáncer, uno de los tumores que ha tenido menos avances terapéuticos .

Aunque los resultados son muy «alentadores», los investigadores han pedido «ser prudentes, porque hay muchos factores a tener en cuenta». Ahora quieren trasladar los resultados obtenidos a estudios preclínicos donde tratarán a ratones con cáncer de páncreas. En caso de obtener resultados positivos y conseguir frenar el tumor, el próximo paso sería proponer su uso en pacientes.