Guía práctica para comprender la última OPE de Osakidetza

Guía práctica para comprender la última OPE de Osakidetza

Estos son los entresijos de la última Oferta Pública de Empleo del Servicio Vasco de Salud y el alcance de las irregularidades que se están investigando

FERMÍN APEZTEGUIA

La investigación del fraude de Osakidetza afecta ya a ocho especialidades médicas y no se descarta que antes de que acabe el verano sean aún más. El escándalo ha alcanzado tales dimensiones que ha sido necesario elaborar una guía para los lectores que permita conocer con detalle cómo se ha organizado esta última OPE, qué ha ocurrido en ella y qué cabe esperar a partir de ahora.

¿Por qué Osakidetza convoca una OPE masiva?

La reposición de puestos de trabajo en la Administración pública ha estado limitada desde el año 2012 a las condiciones fijadas en los Presupuestos Generales de la Administración del Estado. Formaba parte del paquete de medidas de carácter general implantadas por el primer Gobierno de Mariano Rajoy para hacer frente a la crisis. En ese tiempo, la mayor empresa de Euskadi, Osakidetza, con 26.400 trabajadores que llegan a los 30.000 con las contrataciones temporales, se ha visto obligada a realizar convocatorias de empleo muy limitadas, que no han permitido renovar una plantilla envejecida.

¿Por qué se sacan de golpe las 86 categorías?

Osakidetza podía haber optado por convocar varias OPE. Esa era, de hecho, su intención, pero a la hora de tomar la decisión pesó más el objetivo de realizar una convocatoria que contara con apoyo sindical.

¿Por qué se han apuntado tantísimos aspirantes?

Los sindicatos que apoyan la OPE supeditaron su apoyo, entre otras condiciones, a que hubiera una convocatoria general que abarcara a las 86 categorías laborales de Osakidetza. La Oferta Pública de Empleo ha incluido no sólo personal sanitario, sino también de servicios de todo tipo. Eso, unido a la necesidad de estabilizar el empleo temporal, ha desencadenado una OPE del volumen de la actual. Más de 96.000 aspirantes han competido por 3.335 plazas.

¿Quién respalda la convocatoria?

La convocatoria contó originalmente con el apoyo de los partidos políticos y tres centrales sindicales, Sindicato Médico, el de enfermería SATSE y UGT. No la respaldaron ELA, ESK, CC OO, LAB ni el de auxiliares de enfermería SAE.

¿Cómo y quiénes componen los tribunales?

Los tribunales son órganos independientes que están integrados por personal fijo de Osakidetza, normalmente jefes de servicios médicos o adjuntos y superiores. El nombramiento de sus miembros lo hace la dirección general de Osakidetza, buscando una representación equilibrada tanto de los distintos centros como de hombres y mujeres.

¿Quién decide las preguntas de los exámenes?

Las bases y los temarios fueron pactados con los sindicatos en la Mesa Sectorial de Osakidetza el pasado 16 de enero. Al Instituto Vasco de la Administración Pública se le encargó la elaboración de los exámenes teóricos, tipo test, de 100 preguntas. Para ello, el IVAP contactó con 141 expertos de reconocido prestigio, de dentro y fuera de Euskadi, lo que permitió elaborar más de 9.000 preguntas. Los tribunales son órganos autónomos con capacidad de validar la prueba. En el caso de los médicos, sus miembros deciden también el ejercicio práctico.

¿Qué medidas de seguridad se adoptan para evitar filtraciones?

El trabajo se desarrolla en habitaciones sin internet, wifi, ni impresoras, salvo cuando se trata de hacer copias, que están vigiladas por un miembro del IVAP. En Vitoria, las fotocopias se realizaron en el Gobierno vasco y los exámenes se guardaron en una habitación de Lakua de la que sólo existe una llave. No hay más copias. En Bizkaia, el fotocopiado se contrató con una empresa y la guarda se realizó en un espacio seguro del BEC. Agentes de seguridad custodian cada traslado de exámenes.

¿Hay posibilidades de acceder a los exámenes antes de la fecha?

En teoría, ninguna, salvo que se forme parte del equipo que los confecciona. Hasta el fotocopiado de los exámenes está minuciosamente reglado para evitar que las hojas puedan ser manipuladas.

¿Y de copiar?

Tampoco. Sobre la mesa de los opositores sólo puede haber la hoja de examen y un bolígrafo azul o negro. Los opositores tampoco pueden tener encendido ningún tipo de equipo electrónico. En el BEC de Barakaldo, una vez conocidas las irregularidades en la OPE de los médicos, la Ertzaintza controló las pruebas con radiofrecuencia para evitar que se copiara por métodos electrónicos.

¿Cómo se evalúa a los candidatos?

La convocatoria tiene dos partes. En el caso de los médicos, la de oposición vale 100 puntos, de los que 65 pueden ganarse con el examen teórico y los otros 35 con el ejercicio práctico. Para aprobar hay que sacar cómo mínimo 50. En la fase de concurso, hay en juego otros 98 puntos de los cuales 60 se obtienen por experiencia; 20 por formación, docencia e investigación. El euskera da los otros 18. Si se acredita el perfil lingüístico 2 (PL) son 18 puntos y la mitad, 9, con el PL1.

¿Cómo surge el escándalo?

La polémica estalla el 1 de junio, cuando un cirujano del hospital Donostia, miembro del tribunal de Angiología y Cirugía Vascular, José María de Egaña, denuncia en una carta a Osakidetza -y que también hizo pública- que cuatro de los cinco aprobados en el examen trabajan en el hospital de Basurto, algo que calificaba de «insólito». Habían suspendido 26 de los 31 opositores. Cuatro días despúes, Podemos y el sindicato ESK anuncian que acertaron ante notario la identidad de los cuatro opositores que sacarían más nota en la especialidad de Anestesia, los cuatro del hospital Áraba.

Pero, ¿ha habido filtraciones?

Existen hechos que apuntan en ese sentido. En Urología, por ejemplo, se presentaron 39 especialistas para cubrir 14 plazas. Aprobaron justo 14, pero ninguno de ellos es el autor del mejor examen teórico. También parece difícil entender que el 47% de los 203 opositores de Anestesia sacara un cero en la prueba práctica, cuando la mayoría son anestesistas de Osakidetza. Sólo 45 sacaron notas altas o excelentes, curiosamente el mismo número que las plazas que se querían cubrir. Hasta el catedrático José Muñiz, responsable del análisis psicométrico de los exámenes, asegura que hay «anomalías compatibles con una filtración» pero hacen falta pruebas que lo demuestren.

¿Cuántas categorías hay bajo sospecha?

Las de ocho especialidades, de momento. Los tribunales han decidido repetir los exámenes de Cardiología, Anestesia y Angiología y Cirugía Vascular. Esta misma semana también se han decidido investigar por sospechosos los resultados de Traumatología, Aparato Digestivo, Medicina Intensiva y Urología. Los indicios sobre Cirugía Plástica se han disipado y el proceso sigue adelante.

¿Hay especialidades en que se hayan tomado otro tipo de medidas por posible fraude?

Al menos una, sí: Pediatría Hospitalaria, que tuvo que suprimir una pregunta en la parte práctica sobre una enfermedad rara, la fiebre Q crónica, tan infrecuente en niños que no entraba en el temario. El caso había sido visto en el servicio de un miembro del tribunal. Entre los opositores figuraba una persona de su equipo.

¿Hay algún expediente abierto?

De momento, sólo hay una persona investigada. Es precisamente el jefe de Pediatría del hospital Araba, Juan Ignacio Montiano. Tendrá que explicar a una comisión de Osakidetza por qué incluyó un ejercicio práctico que podía favorecer a un médico de su confianza; cómo explica que los datos facilitados a los aspirantes no coincidieran con lo expuesto en la bibliografía facilitada para preparar la OPE; y si no era consciente de que el caso se presentaba esos mismos días en un congreso en Zaragoza, firmado por él mismo y un opositor, miembro de su equipo.

¿Cómo se investigan las sospechas de las distintas categorías?

Cada tribunal llama a declarar a varios opositores y evalúa el conjunto de los resultados. La decisión se toma teniendo en cuenta este proceso junto al informe psicométrico de la especialidad, elaborado por la Universidad de Oviedo.

¿Quién decide la repetición de los exámenes?

El tribunal correspondiente de la especialidad es quien toma la decisión.

¿Por qué sólo se investigan categorías médicas?

Todos los exámenes de la OPE consisten en un test de 100 preguntas, con diez de reserva por si se anula alguna. Salvo las de los médicos, que incluyen un ejercicio práctico y real, que lleva a sospechar que favorece a los especialistas que lo atendieron.

¿Por qué se dice que 'esto siempre ha ocurrido'?

Un tópico de la medicina señala que los jefes de servicio prefieren en su equipo a los profesionales que han formado, gente de su confianza. Aunque las OPE sean abiertas, las plazas a cubrir son muy específicas. Por ejemplo, anestesistas hay muchos, pero si lo que se requiere es un anestesista infantil, los candidatos se reducen notablemente. El consejero Darpón niega esta sospecha y asegura que Osakidetza cuenta con los mejores profesionales, «que no han logrado la plaza en una rifa de lotería».

 

Fotos

Vídeos