Gipuzkoa registra cada año 2.000 nuevos casos de daño cerebral

La carrera ha sido presentada en Donostia. /Michelena
La carrera ha sido presentada en Donostia. / Michelena

Donostia acogerá este domingo una carrera solidaria para apoyar a las personas con daño cerebral adquirido

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

La asociación ATECE, con el apoyo de la Diputación Foral, ha organizado para este domingo la séptima edición a favor de las personas con daño cerebral adquirido. Los adultos podrán participar en una carrera de 5 kilómetros y los más pequeños podrán solidarizarse también tomando parte en distintas pruebas. Además, habrá la vuelta solidaria en la que tomarán parte personas que han sufrido un daño cerebral adquirido.

Las pruebas han sido presentadas esta mañana por los miembros de la asociación, su presidente José Manuel Amador, y su tesorera Ane Irastorza, junto a la diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña. Las distintas carreras partirán del miniestadio de Anoeta. Las personas interesada tienen que realizar la inscripción previa en la web de kirolprobak.com. El dorsal cuesta 12 euros para los adultos y 2 para los niños.

La edición de este año dará comienzo a las 10.00 horas con la carrera de 5 kilómetros, dirigida a mayores de 14 años y que recorrerá distintas zonas de Donostia para finalizar en el mismo punto de partida. A continuación empezará las carreras para niños de 1º a 6º de Primaria, y por último, a las 12.00, los afectados por la enfermedad y todas aquellas personas que quieran acompañarles realizarán las vueltas solidarias. Además de talleres infantiles, reparto de bolsas de avituallamientos y medallas, al finalizar las pruebas, y como colofón final de la fiesta, se realizará el ya popular sorteo de premios entre los participantes.

Según los últimos datos, en Euskadi hay 20.000 personas con daño cerebral que se produce por la falta de oxígeno en el cerebro. Existen varias causas que pueden provocarlo, aunque la mayoría de los casos se deben a ictus. En Gipuzkoa, cada año se producen 2.000 nuevos casos, entre los que el 87% se debe a ictus.

En la presentación, Maite Peña ha destacado que «se trata de un colectivo muy plural» ya que en función de la enfermedad los pacientes pueden tener lesiones más o menos graves y además existen «grandes diferencias» entre las personas afectadas. «Algunas pueden ser totalmente autónomas para la vida diaria, pero a su vez hay otras totalmente dependientes» ha señalado la responsable foral de Políticas Sociales. Por eso la atención resulta complicada porque «las terapias deben adaptarse a cada personas».