La importancia de prevenir las intoxicaciones alimentarias en verano

La importancia de prevenir las intoxicaciones alimentarias en verano

Cada semana los consejos médicos de los expertos del Consultorio de Policlínica Gipuzkoa, grupo Quironsalud

EIDER SÁNCHEZNutricionista en Policlínica Gipuzkoa

Las altas temperaturas del verano hacen que esta sea una época crítica para la seguridad alimentaria. Una temperatura cálida favorece el desarrollo de ciertos microorganismo patógenos como bacterias, virus, esporas, toxinas o parásitos. Tal y como afirma la nutricionista de Policlínica Gipuzkoa, Eider Sánchez, «a temperaturas entre 5 y 65ºC, las bacterias se multiplican por dos cada 20-30 minutos», por lo que debemos extremar las precauciones en cuanto a la manipulación y la conservación de los alimentos.

También tenemos que tener especial cuidado con los alimentos perecederos como la carne, el pescado, el marisco, la leche y los lácteos y los alimentos que contengan huevo (como la mayonesa o las tortillas), pues es en esta época donde es más fácil romper con la cadena de frio.

Para evitar que una intoxicación alimentaria se complique, debemos fijarnos en los síntomas que se manifiestan para actuar con rapidez. Estos varían según el origen de la contaminación. «Los síntomas suelen estar relacionados con problemas gastrointestinales como diarrea, náuseas, vómitos, dolor y calambres abdominales y fiebre», reconoce la nutricionista. «En cuanto se sospeche de estar sufriendo una intoxicación, – añade –, es importante acudir a un centro médico para ser explorado».

Para evitar este tipo de situaciones, tenemos que seguir unos pasos muy sencillos: cuidar la higiene alimentaria lavando bien los alimentos antes de prepararlos y a la hora de manipularlos, evitar el contacto entre alimentos crudos y cocinados, realizar una buena cocción de los mismos, nunca mantener un alimento (incluso si ya está cocinado) a temperatura ambiente más de dos horas y usar agua y materias primas seguras, además de no romper la cadena de frio en alimentos perecederos.