Artolazabal pide naturalidad, para ayudar a normalizar los problemas mentales

El acto ha contado con autoridades como la consejera vasca de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal; el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia y la diputada guipuzcoana de Políticas Sociales, Maite Peña./dv
El acto ha contado con autoridades como la consejera vasca de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal; el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia y la diputada guipuzcoana de Políticas Sociales, Maite Peña. / dv

El Día Mundial de la Salud Mental está dedicado este año a los problemas mentales en la adolescencia y la juventud

AGENCIAS

La consejera vasca de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha pedido este jueves en San Sebastián que se hable «con naturalidad sobre la salud mental juvenil y los trastornos mentales» para «contribuir a su normalización» e identificar «las barreras invisibles» que afectan a los enfermos y «poder derruirlas».

Según informa su departamento en una nota, Artolazabal ha hecho esta reflexión en un acto organizado en el Ayuntamiento de San Sebastián por la Federación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de Euskadi (Fedeafes), con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, dedicado este año a los problemas mentales en la adolescencia y la juventud.

El evento ha contado también con la participación del alcalde, Eneko Goia, la diputada guipuzcoana de Políticas Sociales, Maite Peña, y la adjunta al Ararteko, Julia Hernández, entre otras autoridades.

Durante su intervención, Artolazabal ha recordado que en Euskadi las «preocupaciones» en ese ámbito «son las mismas que hace unas pocas décadas» y están centradas en «la situación familiar» de los afectados, su «formación», el «empleo» y la «emancipación».

No obstante, ha aclarado que también existen «matices que cambian y que evolucionan con cada generación», ya que la juventud actual «vive en un mundo mucho más globalizado, con una omnipresencia de internet en el ámbito escolar y de ocio, con las ventajas y riesgos que eso supone».

«La juventud que padece enfermedad mental -ha añadido- no está aislada; vive en el mismo entorno y con las mismas vivencias que los demás por lo que la pregunta que cabe hacerse es: ¿qué necesita esa juventud para crecer sana, feliz y resiliente?», ha señalado la consejera, para quien la «respuesta» pasa por «una sociedad inclusiva y fuerte que dé pie al empoderamiento del colectivo para que su participación en la sociedad sea real y efectiva». «Nosotros, en las instituciones, trabajamos para ello», ha añadido Artolazabal.

Ha recordado que «las personas con problemas de salud mental y su entorno familiar se enfrentan a muchas dificultades desde el punto de vista social y del empleo», motivo por el que las distintas instituciones, como el Gobierno Vasco y las diputaciones, ponen en marcha planes de inclusión de todo Euskadi, «invirtiendo y participando en el sector social, de salud y de educación».

Ha explicado que «las 3.000 familias a las que representa Fedeafes tienen necesidades diversas porque viven necesidades diferentes y actúan como una unidad, impulsando medidas y reivindicando acciones a través de los órganos de actuación en los que trabajan mano a mano el sector público y el tercer sector social».

«Euskadi es un ejemplo de esta colaboración y así se reconoce más allá de nuestras mugas», ha recalcado la consejera, quien ha precisado que las prioridades de atención sociosanitaria para el período 2017-2020 fijan como «reto» orientarse hacia colectivos «como las personas con trastorno mental grave».

Ha comentado, en este sentido, que «pese a los avances de las últimas décadas, queda aún camino por recorrer para lograr una integración social plena». «Tenemos que mirar al futuro de nuestra juventud afrontando los desafíos de nuestro día a día», ha concluido Artolazabal.

Más información

 

Fotos

Vídeos