Ruina en la ciudad de las hadas

Ruina en la ciudad de las hadas
ADEM ALTAN/AFP
A. PANIAGUA

Esta ciudad de castillos que parece inspirada en un delirio de Disney es la perfecta ilustración del enésimo estallido de otra burbuja inmobiliaria. ¿Cuántas van ya? Las construcciones, que homenajean a las tartas glaseadas y los cuentos de hadas, son alojamientos de lujo que estaban destinados a hospedar a empleados de esos jeques de las monarquías del Golfo con una infinita generosidad para extender cheques. Esta orgía del mal gusto arquitectónico se llama complejo Burj Al Babas y está promovida por el grupo Sarot cerca de la ciudad turca de Mudurnu, a orillas del Mar Negro. Cada villa costaba entre 350.000 y 430.000 euros, un precio asequible para el que nada en petrodólares. Sin embargo, el negocio se ha derrumbado con el mismo estruendo que se está llevando por delante al sector inmobiliario otomano. El grupo promotor se ha declarado en bancarrota, de manera que esta ciudad de fantasía es ahora una pesadilla por la que no pasea un alma. Las barandas de piedra y los conos de pizarra que apuntan al cielo contrastan con calles sin asfaltar. El grupo Sarot no es una excepción, pues muchas constructoras han paralizado las obras en un país devorado por la inflación y el desplome de su moneda.