El hombre que provocó el incendio en Canarias elude la prisión tras pagar la fianza

El fuego que ha arrasado 1.500 hectáreas podría quedar controlado hoy, por lo que ya han vuelto a sus casas los mil vecinos evacuados

R. C.Las Palmas de Gran Canaria

El presunto autor del incendio en Gran Canaria, un vecino de Telde de 55 años, eludió este martes el ingreso en prisión tras abonar los 25.000 euros de fianza demandada por la juez de guardia de la población grancanaria de Arucas. Previamente había ordenado su ingreso en prisión provisional por provocar con una negligencia el incendio forestal que ha arrasado 1.500 hectáreas de monte y que obligó a evacuar a unos 1.000 vecinos de tres pueblos amenazados durante horas por la voracidad de las llamas.

J. S. R. desencadenó el fuego cuando realizaba trabajos de soldadura cerca de una casa, en un terreno abierto y de monte, a la altura del cruce de Las Peñas. No es el único que podría terminar en prisión por desencadenar un incendio forestal. La Guardia Civil trata de reunir pistas para dar con el pirómano que, aprovechando que todos los recursos contra incendios de Gran Canaria se afanaban en sofocar el fuego iniciado el sábado, desencadenó otro incendio el lunes, sobre las 22:00 horas, en el paraje de Cazadores de Telde.

Todo el dispositivo de emergencias tuvo que desplazarse a esta zona para contener las llamas que, pese el éxito de la operación, quemaron 160 hectáreas en muy pocas horas y obligaron a evacuar a unos 50 vecinos del barranco de Guayaque, que ya han podido retornar a sus casas. Las autoridades locales y autonómicas han pedido la colaboración de todos los vecinos para dar con este pirómano porque recordaron que cada verano por estas fechas, desde la década de los setenta, alguien provoca un incendio en el paraje de Cazadores. Los equipos de emergencia lograron ayer contener el incendio que arrasa los montes de Artenara, Tejeda y Gáldar desde el sábado y, si no hay más contratiempos, esperan poder declararlo eset martes controlado.

Los más de 500 efectivos que trabajan en tierra tuvieron que abortar varias reactivaciones de las llamas provocadas durante la noche del lunes al martes por rachas de viento de más de 50 kilómetros hora. Con las primeras luces, los 14 aviones y helicópteros contraincendios emplearon todo el día en refrescar con descargas de miles de litros de agua las zonas más activas de la circunferencia de 23 kilómetros que engloba el área quemada.

La estabilización del incendio de Gran Canaria permitió este martes el retorno de los últimos centenares de vecinos evacuados a Tejeda.