La Policía detiene al Ken humano

Dos agentes de la Policía alemana conducen a Alves esposado a comisaría. / YOUTUBE
Dos agentes de la Policía alemana conducen a Alves esposado a comisaría. / YOUTUBE

Arrestan en Berlín a Rodrigo Alves, que se ha operado decenas de veces por su obsesión con el novio de Barbie, por no parecerse a la foto de su pasaporte

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Le llaman el Ken humano por su obsesión por parecerse a la pareja de Barbie. Pero lo no que esperaba Rodrigo Alves, como se llama realmente este hombre-muñeco de fama mundial, es que su adicción al bisturí condujera a su detención por la Policía en Berlín. El propio Alves ha contado a 'PromiFlash', una revista digital dedicada a las noticias sobre famosos, que fue arrestado cuando unos agentes pidieron la documentación de todo el equipo de televisión con el que estaba rodando un programa en la capital alemana. «Entonces comprobaron que no me parezco en nada a la fotografía de mi pasaporte», reconoce el Ken de carne y hueso.

La imagen de Alves que figura en el documento oficial esta hecha antes de que comenzara su periplo por docenas de quirófanos y nada tiene que ver con su aspecto actual. Agentes de la Policía alemana hicieron uso de sus esposas y se llevaron al sospechoso de portar documentación falsa a comisaría, donde tuvo que esperar hasta que un funcionario del Consulado británico en Berlín acudió a su rescate con una copia de un documento provisional para su correcta identificación. Poco después, fue puesto en libertad.

«Ahora debo acudir a la Embajada británica para que me entreguen un nuevo documento de identidad. De lo contrario, no podré volar de vuelta a Londres», explicó Rodrigo Alves a 'PromiFlash'. El novio de Barbie se tomó el incidente con bastante buen humor y poco después posaba en el Check-Point-Charlie, el legendario paso fronterizo entre Berlín Oriental y Berlín Occidental que es hoy un foco de atracción turística.

No es la primera vez que tiene problemas por la diferencia entre su aspecto actual y la fotografía de su pasaporte. Recientemente fue retenido en el aeropuerto de Nueva York, aunque recuperó la libertad mas rápidamente que en Berlín. «En el pasado he tenido muchos problemas con mi pasaporte, por ejemplo, en viajes al emirato de Dubai y a India», señaló Rodrigo Alves tras abandonar la comisaría berlinesa.

Nacido hace 35 años en Brasil, aunque emigró a Reino Unido a los 19 años, Alves se ha gastado la friolera de más de 570.000 euros en más de un centenar de intervenciones quirúrgicas en su obsesión por conseguir parecerse a la pareja masculina de la popular muñeca Barbie de la casa de juguetes estadounidense Mattel. Un parecido bastante logrado y que se aprecia en que su rostro está ya tan retocado que parece la máscara de un muñeco. Su dinero y sus sacrificios le ha costado.

Entre otras intervenciones, el Ken humano se ha sometido durante los últimos años a nueve rinoplastias, varias liposucciones, el injerto de geles para lucir espectaculares hombros, biceps, triceps y pectorales, implantes de cabello y generosas dosis de bótox para modelar su rostro. «Me extirparon cuatro costillas para que las chaquetas me sienten mejor y mi cintura tiene un perímetro de 50 centímetros», dice orgulloso quien aspira a conseguir la perfección física en base al parecido con un muñeco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos