El poder de un nombre

Las marcas clásicas definían la ideología de los políticos; las actuales hablan de los votantes