La población vasca de más de 65 años se ha duplicado desde 1981

La población vasca de más de 65 años se ha duplicado desde 1981

Hace 35 años, uno de cada tres vascos era menor de 20, según el Instituto Vasco de Estadística

DIARIO VASCO

La población vasca de más de 65 años se ha duplicado entre 1981 y 2016. Ha pasado de representar el 9 % al 22 %, al tiempo que se ha producido un acusado descenso de la proporción de jóvenes.

Así lo refleja un estudio sobre el panorama demográfico publicado este juves por el Instituto Vasco de Estadística en el que se detalla que en 1981 una de cada tres personas en Euskadi (33 %) tenía menos de 20 años. En 2016, solo representaban el 18 %.

A ello se suma que la población más anciana, los de 85 años o más, se ha multiplicado por 5,5 en ese periodo y alcanza ya el 4 % del total de habitantes.

Y es que la edad media al fallecimiento se ha retrasado en 15,4 años, lo que pone de manifiesto la mayor longevidad de la población, tanto de hombres como de mujeres. En 1975 las mujeres fallecían con una media de 68 años y los hombres con 60,9 años. Esa diferencia de edad se fue incrementando hasta llegar a 10 años en 1992 para disminuir hasta situarse en 6,6 años en 2016.

Las causas de fallecimiento han variado en los últimos 26 años. En 1990 las enfermedades circulatorias producían casi el 36 % de las defunciones, mientras que los tumores eran los causantes del 27 %. En 2016 los tumores representaron el 29,8 % y las enfermedades del sistema circulatorio 27 %. Pero las enfermedades del sistema nervioso y los trastornos mentales son los que han experimentado un mayor crecimiento, ya que pasaron de un 4,3 % en 1990 a un 13,4 % en 2016, debido, sobre todo, al aumento del Alzheimer y las demencias.

Por contra, las causas de fallecimiento externas han disminuido desde el 6 % en 1990 al 3,7 % en 2016 debido al acusado descenso de la mortalidad en los accidentes de tráfico.

En el análisis demográfico también se observa que entre 1981 y 2016 la población vasca ha crecido en 35.000 personas. En un primer período, de 1981 a 2001, se perdieron algo más de 59.000 personas, la mayor parte en la década de los 90 por saldos migratorios y vegetativos (diferencia entre nacimientos y defunciones) negativos. Tras esas dos décadas, entre 2001 y 2011 se ganaron más de 91.000 personas, mientras que entre 2012 y 2016 se perdieron 3.000 personas.

En cuanto a la tasa de natalidad, en 2016 se situaba en 8,4 nacimientos por cada mil personas mientras que en los años 60 del siglo pasado superaba 20 por cada mil y estaba por encima de la española.

La edad media de las madres al nacimiento de los hijos ha aumentado en 4 años desde 1978 hasta llegar a los 33 en 2016, cifra superior a la española (32 años) y a la de otros países vecinos como Italia (31,8 años), Portugal (31,1 años) o Alemania (30,9 años).

En cuanto a los matrimonios, se observa que cada vez hay menos contrayentes y más mayores. Los 7.387 matrimonios entre personas de diferente sexo celebrados en Euskadi en 2016 constituyen la cifra más baja desde 1976, cuando hubo 16.093 bodas.

De hecho, la nupcialidad vasca, con 3,4 matrimonios por mil habitantes, se encuentra entre las más bajas de Europa y la edad de los contrayentes ha alcanzado los 36,7 años de media entre los hombres y 34,8 en el caso de las mujeres solteras.

Por su parte los saldos migratorios han ido cambiando y Euskadi ha pasado de expulsar población a recibirla. Entre 1988 y 1999 el País Vasco perdió 52.638 personas por las migraciones, pero desde el año 2000 ganó 119.996, debido fundamentalmente al incremento de la inmigración de extranjeros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos